Posbióticos, ¿por qué es importante que tus probióticos los contengan?

La ciencia ha descubierto que muchos de los beneficios que nos aportan los probióticos se deben, ya no solo a las bacterias probióticas en sí, que ejercen sus funciones una vez llegan vivas al intestino, sino también y sobre todo a los productos que estas liberan. Lo que conocemos como posbióticos.

En el blog vimos en este artículo qué son los posbióticos y algunos de sus beneficios y utilidades. Y, como te dijimos que estaríamos atentos a avances y en ProKey nos gusta cumplir con lo que prometemos, aquí va un resumen de lo nuevo sobre posbióticos y los efectos beneficiosos que, según los estudios recientes, estos subproductos de las bacterias pueden promover en tu salud tanto intestinal como general.

 

Los «3 pilares»

 

Sabemos que la microbiota puede influir positiva o negativamente en la salud, dependiendo de su composición.

Como se resume en la siguiente figura, actualmente hay tres formas principales en las que se puede regular la microbiota, es decir, modificar su composición: con prebióticos (fibra dietética, el alimento de los probióticos), probióticos (bacterias probióticas vivas) o posbióticos, de los que vamos a hablar aquí. 

 

Composición óptima del microbioma que determina la salud y el bienestar humanos. Fuente

 

El techo, que representa el microbioma, permanecerá estable siempre que las estructuras a continuación sean sólidas. 

Ejercicio y una dieta adecuada —un estilo de vida saludable— son la base de la construcción. 

Los conectores (pilares) entre el techo y la base que cementan la construcción son los pre, pro y posbióticos

Aunque la composición del microbioma también se ve afectada por otros factores que no aparecen en esta figura; el uso de medicamentos/antibióticos, por ejemplo. 

 

Posbióticos: la clave del misterio

 

Los avances científicos de las últimas dos décadas han acelerado la investigación del microbioma, que está desvelando el misterio de cómo las bacterias probióticas influyen positivamente en la salud humana. 

Resulta que los posbióticos son «la clave».

La función principal de estas bacterias es digerir y fermentar la fibra dietética en el tracto gastrointestinal (GI). Lo que da como resultado la producción de una amplia gama de compuestos reguladores de la salud que se conocen como metabolitos posbióticos, o simplemente posbióticos.

Los posbióticos son, por tanto, una mezcla compleja de sustancias derivadas de las bacterias, incluidas las bacterias del ácido láctico (BAL), durante el proceso de fermentación con diversas funciones (revisión). La Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos (ISAPP, por sus siglas en inglés) define posbiótico como una «preparación de microorganismos inanimados y/o sus componentes que confiere un beneficio para la salud del huésped».

La cantidad de posbióticos descubiertos hasta la fecha es demasiado grande para enumerarla en este artículo. No obstante, estos son algunos de los más conocidos (revisión):

    • Nutrientes esenciales: vitamina B, vitamina K y aminoácidos
    • Ácidos grasos de cadena corta (AGCC): ácido acético, propiónico y butírico
  • Glutatión
    • Péptidos antimicrobianos (PAM): bacteriocinas y defensinas
  • Ácido feniláctico
  • D-aminoácidos
  • Peróxido de hidrógeno
    • Compuestos orgánicos volátiles (COV)
    • Fitoestrógenos: equol, enterolactona, enterodiol 
    • Urolitina A y urolitina B.
  • Ácidos fúlvicos

 

10 beneficios más allá de los probióticos 

 

Los posbióticos ofrecen, pues, beneficios adicionales a los probióticos. Beneficios que van más allá del intestino.

 

Mecanismos de acción de los posbióticos: modulación del sistema inmune, prevención de infecciones, metabolismo de lípidos/colesterol, actividad antitumoral/antioxidante. Fuente.

 

Los principales efectos beneficiosos de los posbióticos sobre la salud descubiertos hasta el momento son (revisión):

  1. Nutrientes producidos por probióticos (vitaminas B y aminoácidos): amplia gama de beneficios asociados con estos nutrientes (revisión).
  2. Los AGCC desempeñan un papel importante en la regulación del sistema inmunológico (revisión).
  3. Actividad antiinflamatoria (estudio).
  4. El butirato de AGCC es la principal fuente de energía para el crecimiento de células epiteliales (estudio).
  5. El glutatión tiene poderosos efectos antioxidantes, de desintoxicación y mejora del sistema inmune (revisión).
  6. Los péptidos antimicrobianos matan a los patógenos (artículo).
  7. Los compuestos débilmente ácidos crean el equilibrio ácido/base intestinal óptimo (artículo).
  8. El peróxido de hidrógeno inhibe el crecimiento de hongos/levaduras como Candida.
  9. Los fitoestrógenos se unen a los receptores de estrógenos: menores síntomas de la menopausia y riesgos para muchas enfermedades (revisión).
  10. Los ácidos fúlvicos se unen y transportan minerales a las células.

 

¿Qué hay de nuevo…?

 

Los posbióticos están recibiendo mucha atención por parte de la ciencia

En el artículo anterior sobre estos metabolitos vimos los beneficios que cuentan con más respaldo científico: tratamiento de los trastornos GI y enfermedades inflamatorias intestinales (revisión reciente, revisión), obesidad y diabetes. 

Y ¿qué hay de nuevo en la investigación de los posbióticos?

 

Posbióticos para las alergias alimentarias

 

Las alergias alimentarias han aumentado en gravedad y número de afectados en las últimas décadas. Son un problema de salud pública y se dan en personas de todas las edades, aunque con mayor frecuencia en bebés y niños. 

Se deben a una ruptura de la tolerancia inmunológica.

Sabemos que los probióticos influyen en las AA al mejorar la tolerancia inmunológica (post, post). Y ahora también se señala a los posbióticos —al consumo directo de estos metabolitos— como una estrategia novedosa que se puede aplicar para el mismo fin y tratar así la alergia en aquellos casos en que administrar bacterias vivas puede resultar menos seguro, como lactantes y niños pequeños (revisión, revisión). 

Lo que nos lleva a…

 

Posbióticos en las primeras etapas de la vida

 

Los posbióticos son particularmente prometedores en los niños. Con ellos se evita el riesgo de administrar microorganismos vivos que podrían translocarse y causar infecciones. Por estas razones, su uso en los recién nacidos y (aún más) bebés prematuros, parece ser la mejor solución para mejorar la salud de la microbiota en esta «población frágil» (revisión).

Así, se estudia su uso para prevenir y tratar la diarrea o enfermedades infecciosas comunes en niños pequeños (infecciones del tracto GI y respiratorio) (revisión sistemática, artículo).

 

Posbióticos en la terapia contra el cáncer

 

Los posbióticos se consideran asimismo una herramienta novedosa de ayuda en la terapia contra el cáncer. La «aplicación de posbióticos es una estrategia complementaria eficaz para combatir el cáncer», concluye esta revisión de estudios reciente.

Diferentes investigaciones han sugerido que estos metabolitos tienen la capacidad de moderar la efectividad del tratamiento del cáncer y reducir algunos efectos secundarios de las terapias convencionales contra la enfermedad (quimioterapia y diarrea inducida por antibióticos) debido a sus propiedades antiproliferativas de células cancerosas, antiinflamatorias (post) y anticancerígenas (revisión).

 

Posbióticos y sus posibles efectos anticancerígenos en el huésped. Fuente.

 

En concreto, se han confirmado efectos favorables de las BAL y sus posbióticos derivados sobre los cánceres de colon (estudio, revisión), vejiga, hígado, mama y cáncer gástrico (estómago).

 

¿Otros beneficios potenciales de los posbióticos?

 

  • Tratamiento de la tuberculosis (revisión).
  • Salud ósea (huesos) (estudio, revisión).
  • Cuidado de la piel (acné estudio clínico y dermatitis atópica revisión).
  • Beneficios vía intestino-cerebro, influyendo en la ansiedad, el estado de ánimo, la cognición y la percepción del dolor.

Un estilo de vida saludable y consumo de prebióticos (dieta sana con alto contenido en fibra) más probióticos productores de posbióticos es la sencilla receta para mantener una salud y bienestar óptimos.

Por Elisabeth Lahoz

 

PROKEY contiene bacterias —millones de probióticos— que llegan vivas al intestino, donde ejercen su función. Pero los efectos positivos van más allá: todos estos probióticos que cada botella de ProKey alberga liberan a la bebida moléculas biosaludables, posbióticos, que promueven los citados beneficios en la salud (mejora de la inmunidad, acción antiinflamatoria, etc.) y que, además, le otorgan una larga vida útil al producto al promoverlos incluso después de muchos meses de embotellado.

Con nuestros refrescos probióticos te beneficias, por tanto, de tomar un mix probióticos+posbióticos. ¿Te animas a probarlos?

 

5/5 (3 Reviews)

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Clic en el botón, rellena el formulario y recibe puntualmente

 

nuestros artículos en tu email

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.