Alergia a Alimentos o Intolerancia: Diferencias y Cómo Superarlas con éxito

La alergia a los alimentos es una reacción o respuesta inmune exagerada del organismo al entrar en contacto con la sustancia alergénica, o alérgeno alimentario, en cuestión. Puede ser de carácter transitorio y provocar cuadros cutáneos (eccema, urticaria, dermatitis atópica, etc.) o gastrointestinales (diarrea crónica, por ejemplo), molestias digestivas, náuseas y/o vómitos; o, en su forma más grave, desencadenar un shock o choque anafiláctico.

En este artículo te hablamos sobre las diferencias entre la alergia a alimentos y la intolerancia a alimentos. Te contamos asimismo por qué el estado de tu microbiota es clave para mejorar y prevenir la alergia, y te mencionamos algunas acciones muy sencillas que puedes implementar en tu día a día para aliviar este trastorno, desgraciadamente cada vez más habitual en nuestra sociedad desarrollada.

Alergia a alimentos e intolerancia a alimentos: ¿son lo mismo?

No debemos confundir alergia a alimentos con intolerancia a alimentos, o intolerancia alimentaria. Las alergias provocan una respuesta del sistema inmunológico —se activa la Inmunoglobulina E (IgE) u otros mecanismos inmunes—, mientras que las intolerancias son por lo general debidas a un déficit enzimático que impide la correcta metabolización del nutriente.

Sobre dos intolerancias muy comunes hablábamos ya en estos dos artículos: intolerancia a la lactosa e intolerancia al gluten.

Alergia a los alimentos, en qué consiste y cómo superarla

La celiaquía, o enfermedad celíaca (EC), es un caso particular. Aunque a menudo es considerada una alergia o una intolerancia al gluten, la celiaquía es en realidad una enfermedad autoinmune que se manifiesta en individuos genéticamente susceptibles y que puede ocasionar daños tanto en el intestino como en diversos órganos (enfermedad multiorgánica).

¿Por qué la microbiota es importante para mejorar la alergia a alimentos?

Muchas alergias, así como numerosas enfermedades y patologías derivan, directa o indirectamente, de una mala salud intestinal. La importancia de la microbiota para mejorar la alergia a alimentos radica en:

 

  • Permeabilidad intestinal. Diferentes estudios demuestran la relación directa entre el aumento de la permeabilidad intestinal y el desarrollo de alergias a alimentos y otros desórdenes.

En este sentido, sabemos que el gluten daña la barrera intestinal y es uno de los principales factores del incremento de la permeabilidad intestinal, permitiendo el paso de determinados patógenos y proteínas, lo que puede derivar en alergias.

Algunas recomendaciones para superar la alergia a alimentos

Recomendaciones para superar la alergia a los alimentos

En los primeros años de vida se produce una colonización bacteriana que puede ser determinante en nuestra salud futura; es en ese período en el que se forja nuestro sistema inmunitario. No obstante, si eres adulto, existen unas sencillas pautas que puedes seguir para superar la alergia a alimentos o aliviar sus síntomas. En ocasiones basta con modificar nuestros hábitos para notar mejoras notables.

  • Mantener tu microbiota rica y equilibrada. Para mejorar la salud intestinal huye de comidas procesadas y sigue una buena alimentación, basada en comida real: verduras, almidones resistentes —carbohidratos en tubérculos, legumbres o arroz y avena—, e incorpora probióticos —alimentos fermentados—. Una microbiota desequilibrada puede aumentar la producción de histamina (sustancia química que se libera durante la reacción alérgica), lo que agravaría el problema. Es posible además tomar «antihistamínicos naturales» a través de la alimentación: especias como la cúrcuma, o la quercetina —flavonoide—, presente en cebolla, manzanas, uvas, brócoli o té verde, han demostrado poseer actividad antihistamínica.

 

  • Evitar, en la medida de lo posible, los medicamentos. Lo hemos mencionado en anteriores ocasiones: un exceso de antibióticos o antiinflamatorios (p. ej., ibuprofeno) perjudica nuestra microbiota y daña la barrera intestinal. Tómalos solo si es estrictamente necesario y «compénsalo» con probióticos.

 

  • Minimizar el gluten. Reducir o suprimir aquellas sustancias que sabemos de antemano que no sientan bien a nuestro organismo, como el gluten, puede ser determinante. Hay personas que han logrado revertir por completo su alergia únicamente eliminando el gluten e incluyendo probióticos y prebióticos en su dieta.

 

  • «Relacionarse» con las bacterias. Algunas bacterias pueden acarrearnos problemas de salud, pero no olvidemos que la ausencia de otras, también. Es importante interaccionar con los microbios y parásitos para evitar que nuestro sistema inmune reaccione de forma exagerada. Para ello, escapa de vez en cuando al campo, retoma el contacto con la naturaleza.

 

  • Tomar el sol. La vitamina D desempeña un rol fundamental en la inmunomodulación, esto es, en la modulación de la respuesta inmunitaria.

 

Alimenta tu microbiota como es debido. Los probióticos, al mejorar nuestra flora intestinal, han demostrado ser muy eficaces en la lucha contra la alergia a alimentos y otros tipos de alergias.

ProKey es tu bebida aliada.

Muchos problemas causados por la histamina de los alimentos son debidos a disbiosis intestinal —desbalance del equilibrio microbiano de la microbiota normal—, y probióticos como el kéfir pueden ayudar en estas situaciones.

Si te animas a probar nuestro refresco probiótico y ecológico, estos son los sabores que tenemos a la venta:

Esperamos que te haya gustado el post. Si quieres compartir con nosotros algún comentario, estaremos encantados de leerte.

¡Nos vemos!

Disfruta de tu bebida de kéfir y si quieres contactar con nosotros haz clic aquí.

1 comentario en “Alergia a Alimentos o Intolerancia: Diferencias y Cómo Superarlas con éxito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *