Infección por Helicobacter: ¿Qué es? Síntomas y Tratamiento

Lactobacillus, Bifidobacterium, E. coli, Clostridium, Veillonella, Proteus… son solo algunas de las numerosas especies de bacterias que habitan en nuestro cuerpo. Las clasificamos en beneficiosas y nocivas. Los lactobacilos y las bifidobacterias, por ejemplo, son benignas y necesarias, pues desempeñan importantes funciones fisiológicas positivas en nuestro organismo, como acondicionar nuestra flora intestinal o inhibir el crecimiento de otras bacterias que sí resultan perjudiciales.

Infección por helicobacter: qué es, síntomas y tratamiento

En esta ocasión hablamos de un patógeno intestinal, concretamente del género conocido como Helicobacter, cuya especie Helicobacter Pylori habita en nuestro tracto gastrointestinal, a menudo causando enfermedades como gastritis, úlceras pépticas o cáncer.

Sepamos un poco más acerca de esta popular bacteria cuya infección afecta a aproximadamente el 50 % de la población española, según se recoge en la IV Conferencia Española de Consenso sobre el tratamiento de la infección por Helicobacter pylori, de los síntomas de dicha infección y de cómo erradicarla.

Helicobacter: ¿qué es? ¿Dónde se encuentra?

Helicobacter es un género de bacterias que vive en el tracto gastrointestinal superior y el hígado de humanos —también en el de otros mamíferos y algunas aves—. Deben su nombre a su morfología helicoidal, esto es, su característica forma de hélice o espiral, que les permite penetrar la capa mucosa del estómago y colonizar el epitelio estomacal.

Las principales características de las bacterias del género Helicobacter son: su temperatura óptima es 37 ºC, son susceptibles a antibióticos tales como la penicilina, requieren bajas concentraciones de oxígeno (microaerófilas) y son muy móviles gracias a sus flagelos.

La especie de Helicobacter más ampliamente conocida es Helicobacter pylori, y lo es debido a que algunas cepas son patógenos en humanos, pudiendo su infección ocasionar serios problemas de salud, como veremos a continuación. H. pylori habita exclusivamente en el estómago humano, donde está capacitada para prosperar en las condiciones de elevada acidez de este.

Síntomas de la infección por Helicobacter

Se estima que más de dos tercios de la población mundial está infectada por Helicobacter pylori —alrededor del 25 % de la población en el mundo occidental y proporción mucho mayor en el tercer mundo—. No obstante, más del 70 % de las infecciones no muestran síntomas (infecciones asintomáticas), es decir, no se dan efectos visibles en la persona afectada. Si bien en algunos casos la infección por H. pylori provoca inflamación de la mucosa gástrica, lo que a su vez puede derivar en enfermedades gástricas o estomacales como:

  • Gastritis crónica

Es la inflamación de la mucosa gástrica o revestimiento del estómago, que persiste durante un tiempo relativamente prolongado (desde un mes hasta incluso un año).

  • Úlcera péptica

La úlcera péptica es una úlcera que afecta a la mucosa que recubre el estómago o el duodeno. En función de su ubicación, se clasifica en úlcera gástrica o úlcera duodenal.

Tal y como hemos mencionado con anterioridad, H. pylori es capaz de prosperar en las condiciones de elevada acidez características del estómago humano. Esto se debe a que produce una enzima denominada ureasa que trasforma la urea en amoniaco (y dióxido de carbono), y es este amoniaco el que neutraliza parcialmente la acidez gástrica; sin embargo, al ser tóxico, daña la superficie de las células epiteliales y origina el proceso de formación de úlceras.

  • Duodenitis

Es la inflamación del duodeno —primera porción del intestino delgado— asociada a gastritis y/o úlceras.

  • Cáncer de estómago y linfoma MALT

O bien cáncer gástrico y linfoma de tejido linfoide asociado a mucosa. Helicobacter pylori está clasificada dentro del grupo I de carcinógenos —agentes físicos, químicos o biológicos potencialmente capaces de producir cáncer al exponerse a tejidos vivos— por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), al haber sido relacionados ambos tipos de cáncer con esta bacteria.

¿Cómo se erradica? Tratamiento contra Helicobacter

Tratamiento contra el helicobacter

Lo hemos numerado entre sus características principales: Helicobacter es susceptible a antibióticos como la penicilina. Un tratamiento habitual es la triple terapia, la estándar es: un inhibidor de bomba de protones o IBP —medicamento cuya acción principal es reducir de forma pronunciada y duradera la producción de ácido en el jugo gástrico; ej.: omeprazol, lansoprazol, pantoprazol, rabeprazol— más dos antibióticos, normalmente amoxicilina (derivado de la penicilina) y claritromicina.

Asimismo, el tratamiento dietético arroja resultados positivos en la erradicación o control de la infección por Helicobacter pylori. Determinados alimentos como los siguientes tienen propiedades antibacterianas confirmadas:

  • Miel: la miel es considerada un antibiótico natural. Posee propiedades antibacterianas que ayudan a combatir la Helicobacter pylori.
  • Té verde: un estudio reveló que esta clase de té puede prevenir la inflamación por pylori.
  • Probióticos: los probióticos naturales presentes en determinados alimentos y bebidas fermentadas como el kéfir o la kombucha protegen frente enfermedades digestivas causadas por pylori. Contienen cepas de Lactobacillus, L. acidophilus o bifidobacterias; bacterias beneficiosas que inhiben el crecimiento de patógenos.

Los probióticos sirven de apoyo en el tratamiento contra Helicobacter pylori. En ProKey te ponemos fácil el tomarlos, con nuestras bebidas probióticas de kéfir de agua —cepas de los géneros Lactococcus, Lactobacillus y Bifidobacterium— y nuestro refresco de té fermentado Cold Brew Kombucha.

Para ver todos los sabores disponibles, visita nuestra Tienda online y elige entre estos:

  • Prokey Aqua BIO receta tradicional
  • Prokey Menta y Gengibre BIO
  • Prokey Hibisco Bio
  • Prokey Coco Bio
  • Cold Brew Kombucha

Esperamos que te haya gustado el post. Si quieres compartir con nosotros algún comentario, estaremos encantados de leerte.

¡Nos vemos!

Disfruta de tu bebida de kéfir y si quieres contactar con nosotros haz clic aquí.

Si te ha gustado el post, te agradecemos que lo compartas en tus redes sociales.

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Rellena este formulario y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.