Las Dietas para Adelgazar más Peligrosas para nuestra Salud

Hagamos una prueba, preguntemos al “sabelotodo” Google por «dietas para adelgazar de forma rápida». Los resultados son: «Dieta efectiva para perder peso en una semana», «Adelgazar 5 kilos en 3 días con una dieta muy fácil» o «Dieta de los 7 días, rápida y eficaz».

¿Qué proponen? En casi todas ellas se mencionan alimentos prohibidos, como aquellos que contengan grasa; se aconseja cuidar la ingesta de proteínas; y se recomiendan pequeñas «ayudas» que aceleren el proceso como “productos light” en forma de barritas o gelatinas dietéticas, pastillas milagrosas y, sobre todo, mucho líquido, esto es, tés, zumos y batidos detox.

 

Dietas peligrosas para tu organismo

Hay una cuestión que parece clara: ante un problema, las personas buscamos soluciones rápidas. Eso es inevitable, pero el problema de las dietas para adelgazar de forma apresurada no es tanto el temido efecto rebote sino la imposibilidad de mantenerlas a largo plazo. La solución más efectiva pasa por cambiar nuestros hábitos y nuestra relación con la comida. Se trata de basar nuestra alimentación en comida natural y saludable, que aporte a nuestro cuerpo los nutrientes que realmente necesita; una dieta basada en comida «real», que nos resulte sencillo sostener en el tiempo.

¿Qué es una dieta «real»?

Existen una serie de nutrientes que nuestro organismo no puede sintetizar y que, por tanto, hemos de aportar a través de los alimentos; se denominan «nutrientes esenciales» y son los siguientes: vitaminas —A, B6, B12, C, D, E, K…—, minerales —calcio, magnesio, hierro o zinc—, ácidos grasos —omega 3 y omega 6— y aminoácidos —leucina, isoleucina o valina—. Estos han de ser la base de toda dieta (descarga nuestro ebook gratuíto).

Dietas para adelgazar como las anteriormente mencionadas, basadas en productos dietéticos, zumos o batidos que reemplazan comidas, no cubren esas necesidades nutricionales y energéticas básicas que requiere nuestro organismo para su normal funcionamiento. Estos carecen de dichos nutrientes esenciales o los aportan en cantidades mínimas. Además, un filete de pollo acompañado de verduras es más saciante que una barrita o un zumo o jugo de frutas, que no es más que agua con fructosa pues eliminamos la fibra al exprimir la fruta.

Una buena dieta, en definitiva, debería estar compuesta de proteínas (aminoácidos) de buena calidad como las que aporta la carne o el huevo, grasas esenciales (sí, «grasas») como las contenidas en pescados ricos en omega 3, y mucho «verde», es decir, vegetales como la col rizada (kale), el brócoli o las espinacas.

A la par que sigues una dieta «real», puedes asimismo considerar la realización de ayunos intermitentes, pues ello favorecerá la pérdida de peso reteniendo la masa muscular. Marta Mató, nutricionista y coach de salud y deporte, nos comenta: «si eres una persona con sobrepeso u obesidad, o incluso con resistencia a la insulina, vas a beneficiarte mucho de practicar el ayuno intermitente. Sobre todo en esas situaciones en que parece que, aunque sigas la misma dieta que antes te funcionó, te has estancado y no eres capaz de seguir perdiendo peso. En estos casos, el ayuno intermitente es una excelente forma de seguir progresando hacia tu peso saludable».

Dietas para adelgazar peligrosas

Las dietas milagro no existen

Entre las dietas para adelgazar que se prodigan por Internet encontramos ejemplos como:

  • Las populares dietas detox

Nos referimos a las dietas «desintoxicantes» en las que se sustituyen comidas por zumos o batidos detox que, según dicen, cubren las necesidades nutritivas diarias, pero que en realidad están muy lejos de hacerlo. Normalmente declaran contener algún tipo de superalimento para vender a precios desorbitados lo que son simples licuados de frutas y verduras. (Esta dieta «detox» sí funciona).

  • Pastillas adelgazantes «mágicas»

Encontramos pastillas bloqueadoras de grasa, aceleradoras de su quema o «quemagrasa», pastillas que evitan su almacenamiento, píldoras aglutinadoras de la grasa o supresoras del apetito, y un largo etcétera. Son, en muchos casos, supuestos fármacos sin efectividad probada y que pueden provocar efectos secundarios no deseados. Muchas de estas píldoras tienen efecto diurético o laxante, y efectivamente pueden hacernos bajar de peso, pero por una pérdida de agua que se recupera.

Si no se modifican los hábitos y se sigue un adecuado plan de alimentación y de ejercicio físico regular, un tratamiento a base de pastillas difícilmente logrará soluciones «mágicas».

  • «Vacunas» para bajar de peso

La idea de una inyección o una pastilla que elimine la grasa de forma rápida y «cure» así la obesidad es francamente seductora. Se han publicado estudios que arrojan datos positivos en ratones y monos obesos alimentados a base de una dieta rica en grasas, lográndose reducir en torno a un 10-20 % el peso corporal de los animales. No obstante, no existen resultados concluyentes sobre su efectividad en humanos, nos hallamos únicamente ante fármacos experimentales.

Sin embargo, encontramos sitios web dedicados a vender «vacunas» antiobesidad, ampollas que dicen ser una fórmula completa de megavitaminas y minerales, aminoácidos y enzimas.

El kéfir de agua es un suplemento natural que te ayuda a perder peso, tanto de forma directa como indirecta. ¿Cómo? Sin fórmulas milagrosas, con efectos probados:

(Puedes leer más sobre ello en «Cómo perder peso y por qué el kéfir de agua te ayuda a conseguirlo»).

Si te animas a probar nuestro refresco probiótico y ecológico, estos son los sabores que tenemos a la venta:

Esperamos que te haya gustado el post. Si quieres compartir con nosotros algún comentario, estaremos encantados de leerte.

¡Nos vemos!

Disfruta de tu bebida de kéfir y si quieres contactar con nosotros haz clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *