Enfermedades autoinmunes: Causas, pautas y protocolo autoinmune

Millones de personas son diagnosticadas de una enfermedad autoinmune. Solo en Estados Unidos se estima que unas 23.5 millones padecen alguna forma de enfermedad autoinmune como lupus, artritis reumatoide o esclerosis múltiple, y las cifras aumentan a un ritmo preocupante según los expertos —determinadas fuentes apuntan a 50 millones, el 20 % de la población—. Alimentos considerados «saludables» como los cereales o los lácteos pueden contribuir al desarrollo de estas enfermedades, y la medicina moderna no «cura» el malestar crónico de los que las sufren.

Para elaborar este artículo, recurrimos a las investigaciones actuales y a lo que los profesionales nos dicen sobre cómo modificando nuestra dieta y nuestro estilo de vida podemos lograr una remisión de los síntomas e incluso una recuperación total: qué puedes comer para calmar tu sistema inmunológico, reducir la inflamación y ayudar a tu cuerpo a sanarse, y qué sencillos cambios en tus hábitos marcarán la diferencia en el estado de tu salud.

Enfermedades autoinmunes: ¿qué son?

En las enfermedades autoinmunes (EAI), o autoinmunitarias, el sistema inmunológico ataca las células del propio organismo. El sistema inmune pasa de ser protector a convertirse en agresor: en lugar de proteger los tejidos y órganos corporales sanos de las infecciones bacterianas, virales y parasitarias, los ataca y destruye.

«Una buena analogía para la autoinmunidad es el caso de rechazo de tejidos implantados después de la donación de órganos […] Si un órgano donado no es lo suficientemente cercano a nuestro tipo de tejido el sistema inmunológico ataca y destruye el órgano. En la autoinmunidad, un proceso similar se produce cuando el propio tejido del individuo se confunde como ajeno y el sistema inmunológico ataca a este tejido “mal etiquetado”» Robb Wolf en La Solución Paleolítica: La Dieta Humana Originaria [enlace Amazon].

Las EAI pueden afectar a cualquier parte del cuerpo, y se han identificado más de 80 según el NIEHS (National Institute of Environmental Health Sciences). Las más comunes son:

  • Lupus eritematoso sistémico (LES)
  • Enfermedades autoinmunes de las hormonas tiroideas
  • Artritis reumatoide (AR)
  • Psoriasis
  • Esclerosis múltiple (EM), o mielopatía desmielinizante
  • Diabetes mellitus tipo 1 (DM1)
  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis ulcerosa
  • Enfermedad celíaca (EC), o celiaquía

«Lo que  causa los síntomas de una enfermedad autoinmune es la acumulación de daños en las células, los tejidos y/u órganos del cuerpo causados ​​por el propio sistema inmunitario atacando las células […] En la tiroiditis de Hashimoto, la glándula tiroides es atacada. En la artritis reumatoide, son atacados los tejidos de las articulaciones. En la psoriasis, se atacan las proteínas dentro de las capas de células que forman la piel…» Dr. Sarah Ballantyne, PhD, en The Paleo Approach: Reserve Autoimmune Disease and Heal Your Body [enlace Amazon].

kefir de agua y kombucha prokey

¡ OFERTA EXCLUSIVA !

¿Te gustaría Probar Prokey GRATIS durante 10 días?

Solo te pediremos pagar los gastos de envío*

*Válido para España península y Baleares

Uno de los problemas de las enfermedades autoinmunes es que muchas personas las padecen de forma crónica sin siquiera saberlo, pues no han sido diagnosticadas. ¿Qué señales pueden indicarnos la presencia de una EAI?

  • Tu historial familiar (antecedentes de familiares con la enfermedad).
  • Los síntomas incluyen inflamación en cualquier parte de tu cuerpo: articulaciones, colon, nervios…
  • Los síntomas son crónicos; van y vienen, empeorando en determinados momentos sin razón aparente, o por motivos hormonales o estrés.
  • Tienes problemas de sueño.
  • Tienes trastornos mentales como depresión o ansiedad.
  • Eres alérgico y/o susceptible a padecer trastornos digestivos e infecciones.
  • Has sido diagnosticado de SII (síndrome del intestino irritable), síndrome de fatiga crónica u otros «síndromes».
  • La medicina y los tratamientos tradicionales, incluidos antibióticos, no te curan.

Nota: obviamente, no son síntomas determinantes o que necesariamente indiquen la presencia de una enfermedad autoinmune, pero sí que pueden darte pistas de que tu sistema inmunológico quizá «ande confundido».

Causas de las enfermedades autoinmunes

Enfermedades autoinmunes Prokeydrinks

Existen ciertos alimentos y factores que irritan o dañan la barrera mucosa del intestino. Cuando esto sucede, proteínas como gluten, partículas de alimentos no digeridos y bacterias «amenazadoras» pueden activar nuestro sistema inmunológico, ocasionando inflamación y brotes de enfermedades autoinmunes, así como otros síndromes, afecciones o malestares. Algunas de las causas de la aparición de una EAI son:

  1. La predisposición genética.
  2. El síndrome del intestino permeable.
  3. La intolerancia al gluten.
  4. El estrés crónico.
  5. La sobrecarga de toxinas.

La predisposición genética representa aproximadamente un tercio del riesgo de padecer una enfermedad autoinmune. Los restantes dos tercios se deben a factores ambientales: dieta, estilo de vida, exposición a toxinas, hormonas, peso, etc.

Tratamiento convencional vs. Protocolo Autoinmune

Los medicamentos tradicionales empleados para el tratamiento de las enfermedades autoinmunes alivian el dolor o paran un brote, pero no llegan a la raíz del problema, además de producir muchos efectos secundarios. Estos medicamentos tratan los síntomas y desactivan la respuesta del sistema inmune. El problema es que la desactivan por completo y no solo para las células que nos están causando la enfermedad, dejándonos susceptibles ante cualquier infección.

El Protocolo Autoinmune Paleo es un modo de tratar la enfermedad autoinmune desde su causa, con el objetivo de sanar la barrera mucosa del intestino y resolver el síndrome del intestino permeable. Los cambios en la dieta han demostrado ser efectivos cuando se trata de afecciones inflamatorias. Para muchas personas, el solo hecho de seguir una dieta paleolítica —o nutrición evolutiva— ya les soluciona problemas de salud, pero para otras es necesario realizar más modificaciones.

Las 4 pautas para el tratamiento de una enfermedad autoinmune: Protocolo Autoinmune + Probióticos

Protocolo Autoinmune Paleo: ¿en qué consiste?

No podemos contralar nuestra genética o el haber contraído alguna enfermedad autoinmune siendo niños, pero sí tenemos control total sobre lo que comemos y sobre nuestro estilo de vida, y cómo ello influye además en nuestras hormonas o nuestro peso. El Protocolo Autoinmune (PAI, o AIP por sus siglas en inglés) consiste en:

1.    Una dieta de exclusión de determinados alimentos potencialmente dañinos, esto es, que causan irritación y disbiosis intestinal, las moléculas portadoras pasan a través de la barrera intestinal estimulando el sistema inmune (actúan como adyuvantes), incrementan la permeabilidad intestinal y provocan inflamación. Los alimentos que en principio se eliminan son:

  • Alcohol
  • Huevos
  • Café
  • Granos (maíz, trigo, arroz, centeno, espelta, avena, etc.)
  • Productos lácteos
  • Legumbres
  • Aceites vegetales procesados
  • Comida e ingredientes industriales procesados (aditivos, conservantes, colorantes artificiales)
  • Azúcar y edulcorantes
  • Nueces y semillas
  • Solanáceas (tomates, patatas, pimientos, berenjenas, etc.)
  • Especias derivadas de semillas
  • AINEs/NSAIDs por sus siglas en inglés (antiinflamatorios no esteroideos) como la aspirina o el ibuprofeno

En detalle: en The Paleo Mom encontrarás una lista de alimentos que SÍ y una lista de alimentos que NO puedes comer en un PAI Paleo.

2.    Introducir de nuevo, uno por uno, los alimentos excluidos comprobando cuáles nos causan reacción.

3.    Cambios en el estilo de vida, modificando o suprimiendo aquellos factores ambientales o hábitos diarios que también pueden estar dañando nuestro intestino. Nos referimos a:

  • Dormir de forma adecuada.
  • Realizar actividad física moderada.
  • Llevar una vida sin estrés.

Nota: aunque fue desarrollado para solucionar el síndrome del intestino permeable, el Protocolo Autoinmune puede ayudarte a descubrir esos alimentos que no toleras o no te sientan bien. Y es posible que te resulte útil si padeces problemas de inflamación, sobrepeso, desregulación hormonal, alergia, asma, acné o trastornos psicológicos.

Enfermedades Autoinmunes

«Reparación» con Probióticos

Mucha gente sigue solo parte del protocolo, es decir, se limitan a eliminar los factores causantes del daño. Pero no vuelven a poblar su intestino de bacterias beneficiosas que eliminen a las «malas».

Los probióticos «se deben tomar porque ayudan a reponer las bacterias buenas y eliminan las bacterias dañinas […] Veo gente todo el tiempo solo siguiendo parte del protocolo para curar su síndrome del intestino permeable al eliminar los irritantes dañinos. Pero la parte que a menudo dejan de lado es volver a inocular su intestino con bacterias beneficiosas que mantendrán a raya a las bacterias dañinas» Dr. Josh Axe, DNM, DC y CNS, en DrAxe.com.

Por lo que al Protocolo Autoinmune o tres anteriores pautas es necesario sumar una cuarta:

4.    Reparar con probióticos. En forma de alimentos fermentados ricos en ellos como el kéfir y la kombucha, que pueden usarse como una terapia ecológica en el tratamiento de enfermedades autoinmunes como concluye este estudio.

«Las bacterias intestinales beneficiosas promueven la homeostasis inmunológica, lo que significa que las bacterias intestinales residentes tienen efectos nutricionales beneficiosos y el efecto de reducir la autoinmunidad y la inflamación» «Los probióticos y la microbiota modulada por probióticos pueden representar una posible vía para combatir las enfermedades autoinmunes» Dr. Yuying Liu en The Secret To Treating Autoimmune Disease May Lie In The Gut (El secreto para tratar la enfermedad autoinmune puede estar en la tripa) (ver artículo en AAAS y estudio).

Y, ¿qué cantidad de kéfir y kombucha puedo tomar? Cada persona en función de sus preferencias y su estado de salud digestiva debe encontrar su cantidad adecuada y la mejor forma de introducir estos alimentos en su dieta para aprovechar al máximo sus beneficios. Si bien debes hacerlo en pequeñas cantidades y gradualmente para permitir a tu cuerpo y tu digestión acostumbrarse. Lo más importante es ser constante e ir observando cómo te sientan. Te contamos más sobre la cantidad de kéfir y kombucha que debes tomar y cuándo hacerlo en este otro artículo de nuestro blog.

PROKEY son refrescos elaborados con cultivos probióticos, muy bajos en azúcar y calorías, que favorecerán tu salud digestiva y protegerán tu revestimiento intestinal. ProKey, nuestra bebida refrescante de kéfir de agua, y Cold Brew Kombucha, de té fermentado, con una media de 100 millones de UFC (unidades formadoras de colonias) por mililitro, son dos deliciosas maneras de aportar probióticos.

Los refrescos ProKey son además aptos si padeces intolerancias alimentarias como intolerancia a la lactosa o al gluten. Encontrarás más información en los siguientes posts:

Intolerancia a la Lactosa. Qué debes Saber sobre este Trastorno

Dieta sin Gluten: Qué es y Cuándo se Recomienda

Alergia a Alimentos o Intolerancia: Diferencias y Cómo Superarlas con éxito

Todas las variedades y sabores ProKey en nuestra Tienda.

Te proponemos estas opciones:

  • Prokey Aqua BIO receta tradicional
  • Prokey Menta y Gengibre BIO
  • Prokey Hibisco Bio
  • Prokey Coco Bio

Disfruta de tu refresco probiótico y si quieres contactar con nosotros haz clic aquí.

Si quieres saber más del kéfir puedes seguir leyendo el blog de Prokey

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Rellena este formulario y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email.

2 comentarios en “Enfermedades autoinmunes: Causas, pautas y protocolo autoinmune

  • BUENAS TARDES,
    TENGO MUCHOS DUDAS SOBRE QUE ALIMENTOS PUEDEN COMER LOS ENFERMOS DE LAS AUTOINMUNES
    SE HABLA DE QUE LA AVENA ES UN ALIMENTO MUY BUENO PARA LA SALUD
    QUE ALIMENTOS SON BUENOS
    GRACIAS

    • La avena puede ser un buen alimento para personas sanas, pero estamos hablando de personas con hipersensibilidad a ciertos compuestos de los alimentos. En este caso, el de la avena, su contenido en glúten. Es por eso que se recomienda seguir lo que se conoce como protocolo autoinmune, retirando todos los alimentos que pueden causar sensibilidad de algún grado e introduciéndolos sólo tras un período de enormalización de la condición de salud. Se deben introducir uno a uno y con una venta de tiempo suficiente para observar si vuelve de nuevo la sensibilización (síntomas de la enfermedad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.