¿Cuánto Kéfir de Agua Prokey puedo tomar y cuándo debo hacerlo?

Una de las preguntas más recurrentes que nos hacen personas que comienzan a consumir refrescos probióticos es cuánto Prokey debo tomar y en qué momento debo hacerlo. La respuesta a esta pregunta, más que en Prokey mismo, está en la propia naturaleza del kéfir de agua y la kombucha, y de sus características nutricionales y de las de los microorganismos probióticos que contienen.

¿Cuánto Kéfir de Agua y kombucha puedo tomar?

Una regla general frente a algo nuevo es introducirlo en pequeñas cantidades, los alimentos probióticos no son una excepción a esta regla. Evidentemente, siendo un alimento, un refresco, se puede consumir tanto como se desee, siendo, por supuesto, razonable. Pregúntate cuánta leche o cuánto zumo consumirías un día normal teniendo en cuenta que debes tomar otros alimentos para completar tu dieta diaria. Una cantidad normal sería entre 1 y 4 vasos diarios (200/250-800/1000 ml).

El equilibrio es la clave final de la buena salud.

Nutricionalmente las bebidas probióticas tienen unas características únicas de acidez, carbonatación, contenido alcohólico (Prokey no tiene alcohol, pero el alcohol sí aparece en el kefir y kombucha silvestres) y una gran población de microorganismos probióticos. Si nunca hemos consumido algo así puede ser que las primeras veces a nuestro cuerpo le resulte extraño, así que es una idea inteligente introducirlo lentamente para permitir a nuestro cuerpo y nuestra digestión acostumbrarse a ello.

Cómo introducir un refresco probiótico en tu dieta

Se puede comenzar con un cuarto o medio vaso al día (50-100 ml) e incluso se puede mezclar con algún otro líquido al que estemos acostumbrados, como un zumo. Gradualmente incrementamos un cuarto o medio vaso más y mantenemos la nueva cantidad durante el plazo de una semana. Muchas personas también pueden encontrar útil introducirlo junto a la comida o a la cena.

Tras una o dos semanas tomando una cierta cantidad se puede aumentar de nuevo gradualmente hasta alcanzar la cantidad que se desee tomar. De vez en cuando también puede ser útil dejar de tomarlo durante un pequeño lapso de tiempo, 7-8 días, para dejar a nuestro cuerpo un período de descanso en el aporte de probióticos. Al final es lo mismo que el ejercicio, tras 5 o 6 días entrenando dejamos uno de reposo total para poder recuperar plenamente.

En relación a todo lo anterior cada persona en función de su estado de salud digestivo (si se tiene reflujo o gastritis, por ejemplo) y sus preferencias (si gusta o no el gas, si gustan o no las cosas ácidas y con poco azúcar…), deberá encontrar la cantidad adecuada y la mejor forma de introducirlo para aprovechar al máximo sus beneficios.

¿Qué ventajas tienen los refrescos probióticos frente a un suplemento?

Los alimentos fermentados, refrescos como el kéfir y la kombucha en este caso, se consideran alimentos funcionales debido a que en su composición contienen enzimas, nutrientes pre-digeridos, aminoácidos, vitaminas, minerales, una cierta cantidad de calorías/energía y millones de probióticos.

Los suplementos de probióticos (pastillas o cápsulas usualmente), solamente contienen una o algunas cepas de bacterias probióticas. Usualmente eso es todo, no aportan nada más. Además, hay dos diferencias remarcables entre un suplemento y un alimento probiótico, la cantidad y la estado de las bacterias que lo componen:

  1. Cantidad: en el mejor de los suplementos puede haber 1000 millones de células (se usa la nomenclatura UFC – unidades formadoras de colonias) por comprimido. En el kefir de agua hay de media unos 100 millones de UFC por mililitro. Es decir, el equivalente a una cápsula son 10 mililitros de kéfir. En medio vaso, 100 ml, tienes la misma cantidad de probióticos que en 10 cápsulas, y además siendo las bacterias allí presentes mucho más variadas que en un suplemento, dónde suelen haber entre 1 y 5 cepas diferentes.
  2. Estado vital de las bacterias: en un suplemento las células están presentes en forma de liófilo, un polvo que se ha obtenido secando un medio líquido muy rico en bacterias. En los liófilos las células están vivas pero en un estado de letargia, y antes de poder ejercer su acción en nuestro intestino deben activarse allí. En el kéfir las células ya están vivas, así que eliminamos una etapa (y los riesgos asociados de que esta no suceda) en el proceso ingestión/acción.

¿Por qué son aconsejables para tu salud los refrescos probióticos?

cuanto kefir puedo tomar y cuando

El kéfir y la kombucha son ricos en enzimas valiosas, azúcares de fácil digestión, ácidos orgánicos beneficiosos, vitaminas y minerales. Además el kéfir y la kombucha son por lo general adecuados para diabéticos ya que son muy bajos en azúcares. Si estás buscando evitar la cafeína (teína) que pueda aportar la kombucha, esta no está presente en el kéfir. El kéfir aporta millones y millones de bacterias beneficiosas y, aunque hay muchos otros alimentos fermentados que son probióticos, no son tan potentes como el kéfir.

La misma kombucha suele tener 1 millón de bacterias por ml frente a los 100 millones del kéfir.

En tu cuerpo, en tu intestino, ya hay millones y millones de bacterias y levaduras, tu microbiota. Esta microbiota facilita una correcta digestión, sintetiza vitaminas y minerales, y es la primera barrera de tu sistema inmune frente a virus y bacterias. Así que el consumo regular de refrescos probióticos como el agua de kéfir y la kombucha promueven mejores digestiones y la salud en general.

Otros beneficios que se han observado en estudios es que pueden tener efectos antimutagénicos, por tanto mantener el buen estado celular controlando los radicales libres en el cuerpo. El kéfir también puede reducir la presión sanguínea y mantener controlado el colesterol.

Es muy difícil reducir la dieta o la alimentación a estadísticas, hechos y correlaciones. Aunque el kefir, la kombucha o los refrescos probióticos en general no son varitas mágicas para tener salud, este conjunto de efectos beneficiosos que sí posee, se van a manifestar de modo diferente en cada uno de nosotros. Algunos tendrán más beneficios en las digestiones, otros tendrán enfermedades infecciosas (resfriados) con mucha menos frecuencia o severidad, algunos notarán mayor nivel de energía y muchos otros no notarán nada en particular pero disfrutarán de su sabor y valor nutricional, tanto si es un kéfir como una kombucha o un yogur.

¿Cuándo es mejor tomar Prokey?

En qué momento es mejor tomar un refresco probiótico es otra de las preguntas que más frecuentemente nos llegan. Hay que tener claro que los mayores beneficios del consumo de probióticos se experimentan a medio plazo. En este sentido da igual en qué momento tomemos nuestra bebida de probióticos puesto que poco a poco iremos repoblando/cambiando la composición de nuestra microbiota y estos cambios se irán manifestando.

Así, cuando variamos el momento de consumo simplemente potenciamos los efectos inmediatos, no cambiamos los efectos a medio plazo. Veamos los diferentes momentos en que podemos tomar nuestros probióticos y qué conseguimos con ello:

  • Con las comidas mejoramos la digestión y absorción de las mismas
  • En ayunas al levantarnos o antes de ir a acostarnos incidimos más en la colonización de la microbiota intestinal
  • Antes de hacer ejercicio sirve para minimizar los daños causados por el estrés generado por el mismo
  • Tras el ejercicio potenciamos la rehidratación y recuperación

En el caso de la kombucha sí hay algunas diferencias relevantes respecto al kefir debido a sus características nutricionales (como el hecho de tener teína). La kombucha es mejor no tomarla demasiado tarde por si nos desvela. Está especialmente indicada para compañar a las comidas y facilitar la digestión. Asimismo puede ser útil como pre entreno gracias al extra que puede aportar la cafeína.

—-

Ahora sólo te queda experimentarlo por tí mismo. Descubre hoy los refrescos probióticos que fabricamos basados en el agua de kéfir y en la kombucha.

¿Conocías el kéfir de agua? ¿He resuelto tus dudas de cómo cuánto y cuándo tomar kéfir de agua y kombucha correctamente? Si tienes más dudas, deja tu comentario.

Si quieres probar los beneficios de los probióticos naturales y además quieres un refresco de sabror atractivo, te proponemos estas opciones de Prokey.

Visita nuestra TIENDA para probar:

  • Prokey Aqua BIO receta tradicional
  • Prokey Menta y Gengibre BIO
  • Prokey Hibisco Bio
  • Prokey Coco Bio

Disfruta de tu bebida de kéfir y si quieres contactar con nosotros haz clic aquí. Si quieres saber más del kéfir puedes seguir leyendo el blog de Prokey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *