Kéfir de agua vs kéfir de leche: ventajas y desventajas de cada uno

¿Has escuchado hablar del kéfir pero no acabas de entender la diferencia entre kéfir de agua y kéfir de leche? Existen varias diferencias y cada uno de ellos posee ventajas e inconvenientes. sigue leyendo y descubre cuál encaja mejor contigo. ¡Comenzamos!

 

¿Qué es el kéfir?

 

Antes de contarte las ventajas e inconvenientes de los diferentes tipos de kéfir, comenzaremos describiendo qué es y cómo está hecho. El kéfir es un producto lácteo fermentado que se parece al yogur y de sabor un poco más ácido, sin embargo, tiene la ventaja de que se fermenta por bacterias y levaduras probióticas, las cuales ayudan a mejorar la regeneración de la flora intestinal elevando nuestra actividad digestiva y además contribuye a combatir microbios dañinos, tumores y más.

Originalmente, esta bebida, propia de los pueblos del Cáucaso, se obtenía al fermentar leche vacuna con unos nódulos específicos. Actualmente la época moderna ha hecho que el proceso sea más fácil de llevarse a cabo gracias a la tecnología y principalmente se puede hacer en casa de una manera mucho más sana. Hay diferentes versiones del significado de la palabra kéfir, algunos dicen que su significado es “sabor agradable”, “sensación agradable” y otros dicen que significa “sentirse bien”. El caso, es que el significado nos lleva al mismo resultado, la sensación que deja en el cuerpo esta bebida fermentada, siempre será la más sabrosa.

 

Diferencias entre kéfir de leche y kéfir de agua

 

A continuación te decimos las diferencias del kéfir de leche y el kéfir de agua, sus propiedades, beneficios y desventajas. Ten presente que en el mundo del kéfir las diferencias aunque no son claras, es importante tenerlas presente.

Pero primero, toma nota de los beneficios que ambos nos ofrecen, por un lado, nos ayudan a aumentar la inmunidad, ya que contienen compuestos y nutrientes como el folato y la biotina, los cuales activan nuestro sistema inmunológico, a la vez que protegen nuestras células. Otro poderoso compuesto del kéfir es el kefiran, el cual ayuda a reducir el colesterol y la presión arterial. Así como también, ayuda a combatir la cándida, gracias a sus propiedades antimicrobianas.

 

¿Quiénes deben evitar beber kefir? Contraindicaciones

 

Son pocas las personas a las cuales no se recomienda ingerir esta bebida, sin embargo, es importante saber si pertenecemos al grupo o no. Por un lado, se aconseja que aquellas personas que tienen problemas de intestino permeable eviten ingerir kéfir. Por otro lado, aquellas personas con inmunosupresores, como trasplantes y enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, el lupus, la colitis ulcerosa, o que hayan tenido algún tipo de trasplante reciente tampoco lo tomen. Y no olvidemos a las personas alérgicas o intolerantes a los lácteos, solo en el caso de beber kéfir de leche.

 

Kéfir de leche: Propiedades y beneficios

 

Es un hecho que el kéfir de leche cuenta con propiedades y beneficios específicos, así como desventajas frente al kéfir de agua. Por eso es importante saber las características específicas de cada uno y valorar según nuestros intereses, gustos y necesidades.

Por un lado, el kéfir de leche cuenta con una estructura de tipo polisacárido, en el cual conviven diferentes organismos en simbiosis, como bacterias y levaduras. Específicamente hablamos de las bacterias: Lactobacillus brevis, Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus desidiosus y estreptococos lácticos. Por otro lado, también hablamos de la levadura Candida kephir, Sacharomyces delbruckii. Estos granos o nódulos adoptan la forma de una masa gelatinosa, de color blanco o amarillento, irregular y de consistencia algo elástica. Ellos son los responsables de generar la doble fermentación, ácido-láctica y alcohólica.

¿Sabías que tradicionalmente estos nódulos se formaban cuajando leche totalmente fresca en cántaros de madera?

Las personas provenientes del Cáucaso los sumergían en leche recién ordeñada, y obtenían leche kefirada, es decir, leche fermentada carbonatada, un tanto ácida y de sabor agradable. Esto les ayudaba a conservarla por más tiempo y además descubrieron que tenía efectos positivos para la salud de los habitantes. El kéfir de leche se distingue del yogur porque en este último se trata solo de una fermentación láctica, y en el caso de la leche de kéfir, se trata, como mencionamos anteriormente, de una doble fermentación de levaduras y bacterias.

La desventaja que tiene actualmente el kéfir de leche es la calidad del medio de cultivo. Es decir, que antiguamente se utilizaba leche recién ordeñada, pura y sin tóxicos, químicos ni procesos industriales. Por lo que el cultivo era en realidad de alta calidad. Hoy en día, es complicado para una persona encontrar leche de tan alta calidad, sobre todo en las grandes ciudades además es muy un producto costoso. Toma nota, porque los expertos recomiendan no consumir más de uno o dos vasos de kéfir de leche al día si éste se prepara con leche cruda.

 

Kéfir de agua: Propiedades y beneficios

 

El kéfir de agua, por su parte, también cuenta con sus propiedades, beneficios y desventajas. Por un lado, cuenta con una gran cantidad de compuestos bioactivos. Esta bebida se fermenta con tibicos, provenientes de los cactus Opuntia ssp. Es importante tomar en cuenta que tanto la apariencia, como la estructura de los tibicos, es distinta a la de los nódulos o granos del kéfir de leche. Estos no se agrupan y además son transparentes. Generalmente cogen el color de la bebida en la que se fermentan.

 

Prokey es una buena forma de tomar probióticos en forma de kéfir de agua refrescante y deliciosa
Prokey es una buena forma de consumir kéfir de agua.

 

Los tibicos se pueden cultivar en distintos medios, tanto en bebida de semillas, como en agua, infusiones o zumos con alto contenido en azúcar. El kéfir de agua generalmente tiene baja gasificación, lo cual depende de su elaboración, fermentación, la cantidad de azúcares y envasado. Los expertos, por su lado, recomiendan consumir cantidades más altas de kéfir de agua, que de leche, de hecho, bastante más altas, alrededor de 1 o 2 litros al día. Ambas bebidas restablecen la flora intestinal, es decir, la microbiota, la cual es imprescindible para tener una buena digestión, así como para asimilar los nutrientes que ingerimos en el día a día.

 

Kéfir de agua Prokey

 

Como ya hemos mencionado, el kéfir de agua posee una serie de compuestos bioactivos y se fermenta con tibicos. Puedes preparar este tipo de kéfir en casa, aunque si lo prefieres, puedes adquirirlo ya hecho y disfrutarlo sin complicaciones. Eso sí, es importante que este sea de buena calidad, como el que elaboramos en Prokey. Prokey AQUA se obtiene mediante la disolución en agua de los siguientes ingredientes de agricultura ecológica: azúcar de caña, sirope de dátiles y zumo concentrado de limón.

Por otro lado, también se añade aroma natural de limón y cultivos probióticos que consumen los azúcares para crecer (cepas de los géneros Lactococcus, Lactobacillus y Bifidobacterium). Además, está ligeramente gasificado, es decir, incluye el gas que surge de la misma disolución. Además, el kéfir de agua Prokey no lleva casi azúcares, se trata de una bebida refrescante que no se pasteuriza, y en el que el azúcar del alimento de los cultivos de kéfir desaparece antes de envasarse, conteniendo menos de un 2%.

El kéfir de agua es perfecto para personas con sensación de cansancio continuado, así como para deportistas. Teniendo en cuenta sus características nutricionales. Si tomas esta bebida entre siete y diez días estamos seguros de que notarás los resultados que esperabas.

¡Te animamos a hacer la prueba!

Seguramente te preguntas cuál de los dos tipos de kéfir es mejor, si el de agua o el de leche, o si ambos son igual de buenos para el organismo. Toma en cuenta que el kéfir de agua está libre de lácteos, por lo que el organismo del ser humano suele digerir mucho mejor aquellas bebidas que no los llevan. Sobre todo, es importante que se tome en cuenta si sufrimos de intolerancias o de alergias a la lactosa.

Por lo que está claro que beber kéfir de agua es mejor que beber kéfir de leche, el agua no deja de ser más neutra y más estable para que nuestro cuerpo la asimile. Está claro que cada bebida fermentada, ya sea el kéfir de agua o leche, cuenta con características distintas, en algunos casos ventajas y en otros inconvenientes. Sin embargo ambos nos ofrecen beneficios para nuestro sistema inmunológico y digestivo. Así que te animamos a probarlas y a descubrir la sensación de bienestar que éstas aportan. Visita la tienda online de probióticos Prokeydrinks.

5/5 (1 Review)

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Clic en el botón, rellena el formulario y recibe puntualmente

 

nuestros artículos en tu email

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.