7 recetas con kombucha para incluir en tu dieta

El excelente sabor y las grandes propiedades nutricionales de la kombucha han convertido a esta bebida en una tendencia que tiene todo el aspecto de haber venido para quedarse. Las recetas con kombucha proliferan en los principales restaurantes del mundo con una aceptación espectacular entre los amantes de la buena mesa y del healthy lifestyle.

Son tantos los beneficios para la salud de la kombucha que es difícil enumerarlos. No solo combate la gastritis y previene afecciones intestinales, también contribuye a controlar el peso por ser muy saciante.

Las personas con problemas de estrés o insomnio han encontrado en la kombucha un poderoso aliado gracias a sus saludables efectos en el sistema nervioso.

Otros beneficios de la kombucha son sus efectos depurativos en el organismo, el fortalecimiento del sistema inmunológico, la disminución de la presión arterial y la prevención de enfermedades como la diabetes.

Recetas con kombucha

Los extraordinarios efectos saludables de la kombucha y su gran versatilidad han convertido a esta bebida en un ingrediente cada vez más recurrente en la gastronomía. Su presencia enriquece batidos, platos, salsas, aliños, postres y cócteles digestivos. De la mañana a la noche, cualquier momento es bueno para disfrutar de recetas con kombucha.

A continuación vamos a mostrarte algunas ideas culinarias en las que puedes integrar esta bebida cada vez más popular.

Batido de kombucha con con cacahuetes y frutas

Un smoothie perfecto para el desayuno o para después de haber practicado deporte. Además de poseer un excelente sabor, su ingesta supone una gran fuente de energía. Es recomendable que no endulces la bebida con azúcar o cualquier otro edulcorante ya que las propias frutas proporcionan el suficiente dulzor.

Ingredientes:

  • Té de kombucha: un vaso.
  • Cerezas: 6 unidades.
  • Durazno: una pieza troceada.
  • Banana: una pieza.
  • Cacahuetes: una cucharada.

Elaboración:

  1. Bate todos los ingredientes en una licuadora.
  2. Sirve el batido con trozos de hielo.

Paté vegano de garbanzos con scoby de kombucha

Un magnífico aperitivo o entrante para cualquier comida, ideal para veganos (y para quienes no lo son).

Ingredientes:

  • Scoby de kombucha: 250 gramos.
  • Garbanzos: 200 gramos.
  • Nueces: un puñado.
  • Aceite de oliva: 2 cucharadas.
  • Aliño: comino molido, pimentón molido, merkén.

Elaboración:

  1. Remoja los garbanzos y cocínalos hasta que hayan emblandecido (durante una hora, aproximadamente).
  2. Pica los 250 gramos de scoby y muélelo en la licuadora junto a las nueces y los garbanzos cocidos.
  3. Agrega el merkén, el pimentón, el comino y el aceite de oliva y remuévelo todo.
  4. A la hora de servir, hazlo con un buen pan tostado para untar. Es una auténtica delicia.

Queso vegano de kombucha

Seguimos con los alimentos veganos que cuentan entre sus ingredientes kombucha. Un queso vegano, con kombucha y sin lactosa, es ideal tanto de aperitivo como de postre, a la hora de la comida o de la cena.

Ingredientes:

  • Kombucha: 250 ml.
  • Anacardos: 2 tazas.
  • Levadura nutricional: una cucharada.
  • Sal y especias: al gusto.

Elaboración:

  1. Pon los frutos secos a remojar durante unas 6 horas.
  2. Una vez pasado ese tiempo, escúrrelos y bátelos junto a la levadura, con una pizca de sal.
  3. Añade los 250 ml. de kombucha al batido y tritura hasta que se cree una masa suave y cremosa.
  4. Echa la masa en un recipiente de forma redonda, tápalo con un film y deja que repose alrededor de 12 horas.
  5. Tras este periodo de tiempo ya tendrás preparado tu queso vegano con kombucha, perfecto para untar o como acompañamiento de verduras crudas como espárragos, tomates o zanahorias.

Gazpacho probiótico con kombucha

El gazpacho, uno de los grandes emblemas de la culinaria andaluza y un clásico en los menús veraniegos, también es un plato que se puede enriquecer con kombucha.

Ingredientes:

  • Kombucha: 3 cucharadas soperas.
  • Tomate ecológico: 500 gramos.
  • Remolacha: una unidad.
  • Cebolleta: un cuarto de una pieza bien fresca.
  • Aceite de oliva virgen extra: 6 cucharadas soperas.
  • Albahaca fresca y sal: al gusto.
  • Hielo: 4 cubitos.

Elaboración:

  1. La preparación del gazpacho, ya sea el clásico o este elaborado con kambucha, no tiene ningún misterio. Simplemente hay que batir bien todos sus ingredientes y servir.
  2. Cuando lo hagas, y si quieres sorprender gratamente a tus invitados, puedes hacerlo en un bol y decorar el gazpacho con un chorrito de aceite y albahaca fresca.

Boquerones con salteado de pack choi y vinagreta de kombucha

Esta receta con kombucha es una variación española de un típico plato oriental: el shishamo (un pescado blanco) con pack choi (col china). Puedes elaborar la receta con estos ingredientes, pero si no los encuentras, puedes hacerlo perfectamente con unos boquerones, que encontrarás en cualquier pescadería. El resultado es igualmente delicioso.

Ingredientes:

  • Boquerones o shishamos: 2 unidades.

Para la guarnición:

  • Pack choi: una pieza.
  • Pimiento rojo: la cuarta parte de una pieza.
  • Aceite de oliva: un decilitro.

Para la vinagreta:

  • Kombucha: 4 gramos.
  • Aceite de oliva: 300 ml.
  • Soja: 60 ml.
  • Sake: 33 ml.
  • Pimiento amarillo: 33 gramos en dados pequeños o brunoise.
  • Pimiento rojo: 35 gramos en brunoise.
  • Ajo: 10 gramos en brunoise.
  • Cebolla: 80 gramos en brunoise.

Elaboración:

  1. Para la guarnición: corta en tiras el pimiento, separa los tallos del pack choi y córtalos en juliana. Saltea, echa sal a tu gusto y reserva.
  2. Para la vinagreta: mezcla el aceite, la soja y el vinagre, añadiendo posteriormente el resto de ingredientes que te hemos indicado con anterioridad.
  3. Para los boquerones o shishamos: hay que cocinarlos sobre la rejilla durante unos 3 minutos por cada lado. En el caso de que utilices boquerones, deberás limpiarlos de escamas y tripas con anterioridad. Los shishamos, llenos de huevas, puedes cocinarlos tal cual.
  4. Para servir: vierte la vinagreta por encima de los pescados y presenta con la guarnición.

Salsa pesto con kombucha

La salsa pesto es otro de esos monumentos gastronómicos italianos que han conquistado el mundo. Originaria de la región de Liguria y de fama universal, el pesto es un condimento perfecto para todo tipo de pastas, verduras, pescados y prácticamente cualquier tipo de alimento. La kambucha mejora su ya de por sí excelente sabor, sumando un plus de propiedades nutricionales.

Ingredientes:

  • Kombucha: una taza.
  • Brócoli: 300 gramos cocidos al vapor durante 5 minutos y calentados.
  • AOVE: un cuarto de taza.
  • Levadura nutricional: 4 cucharadas soperas.
  • Piñones: 3 cucharadas soperas.
  • Albahaca fresca: un manojo bastante generoso.
  • Ajo: un diente pequeño.

Elaboración:

  1. Deja a un lado el brócoli y la albahaca e introduce el resto de ingredientes en la jarra de la batidora. Bate hasta que te quede una salsa de textura fina.
  2. Posteriormente añade el brócoli y la albahaca y, a baja potencia, bate durante unos 15 segundos.
  3. Ahora que ya tienes tu salsa pesto con kombucha, puedes guardarla en un recipiente de vidrio en el frigorífico. Seguirá estando estupenda durante 2 o 3 días, como mínimo.

Panna cota de coco con salsa de mango y kombucha

Nada mejor que terminar un saludable menú con un postre que cuente con kombucha entre sus ingredientes. La panna cota es un postre piamontés (otra vez aparece la magnífica cocina italiana) lleno de sabor y muy fácil de digerir. Un éxito asegurado por muy exigentes que sean tus invitados.

Ingredientes:

  • Kombucha: media taza.
  • Anacardos: una taza (debes ponerlos en remojo durante un mínimo de 4 horas antes de empezar a elaborar la receta).
  • Aceite de coco: un cuarto de taza.
  • Vainilla: una pizca.
  • Sirope de ágave: 2 cucharadas.
  • Leche de coco: 400 ml.
  • Agar-agar: una cucharada.
  • Piña: la mitad de una pieza en rodajas.
  • Mango: Media pieza.

Elaboración:

  1. Deja aparte el agar-agar y la leche de coco y tritura en una batidora el resto de ingredientes hasta conseguir una mezcla cremosa.
  2. Calienta en un cazo el agar-agar y la leche de coco hasta que lleguen al punto de ebullición, y deja que cueza alrededor de 8 minutos.
  3. Añade el resultado a la batidora junto a a la mezcla cremosa y bate hasta que todo quede incorporado.
  4. Pon la mezcla resultante en moldes (de magdalenas o flanes) y deja que repose en el frigorífico durante unas 2 horas antes de proceder al desmolde.
  5. Corta la piña en rodajas, pásala por la sartén y reserva.
  6. Tritura el mango para la salsa, añade la kombucha y bate hasta que todo quede integrado.
  7. Sirve las rodajas de piña braseadas con la panna cotta y la salsa encima (si quieres puedes añadir mango o coco rallado).

Son muchas las recetas con kombucha que nos dejamos en el tintero. Cada día cocineros de todo el mundo, profesionales y aficionados, descubren nuevos usos culinarios de esta excepcional y versátil bebida cuya fama no hace más que crecer año tras año.

5/5 (1 Review)

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Clic en el botón, rellena el formulario y recibe puntualmente

 

nuestros artículos en tu email

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.