Fatiga crónica y relacionada con la enfermedad. Probióticos para aliviarla

Es una de las preocupaciones más frecuentes de las personas que padecen enfermedades inflamatorias intestinales, afectando a más del 80 % de ellas (fuente). Y en otros trastornos como la fibromialgia o el cáncer, la fatiga es un síntoma debilitante que afecta notablemente a la calidad de vida.

Hablamos sobre la fatiga crónica y la fatiga relacionada con la enfermedad, y sobre cómo ciertos hábitos junto con los probióticos pueden aliviarla. Lo hacemos, como siempre, estudios en mano.

Y como para combatir al enemigo primero hay que conocerlo, empecemos por ver qué es.

¿Qué es la fatiga? ¿Cómo nos afecta?

La fatiga se define como «cansancio o hastío». También «Molestia ocasionada por un esfuerzo más o menos prolongado o por otras causas, y que en ocasiones produce alteraciones físicas».

Ese esfuerzo de mayor o menor duración puede ser, por ejemplo, la actividad física intensa, el deporte (fatiga física), o una época dura de estudio o trabajo (fatiga mental). Esta clase de fatiga normalmente desaparece tras un buen descanso físico y psicológico, respectivamente. 

Es la fatiga «en la salud». Si bien, nosotros queremos hablarte aquí de la fatiga en la enfermedad: la fatiga patológica

 

Probióticos para la fatiga crónica Prokeydrinks

 

Fatiga crónica y fatiga relacionada con la enfermedad

Cuando la fatiga persiste, se alarga en el tiempo, podemos estar ante lo que se denomina un síndrome de fatiga crónica (SFC). Ya hablamos un poco sobre él en este otro post del blog sobre la falta de energía.

El SFC o encefalomielitis miálgica es una enfermedad crónica compleja que se caracteriza por fatiga intensa y permanente, dificultades cognitivas y —como vimos— por: sueño no reparador, malestar, dolor de cabeza (cefalea), dolor muscular y articular, intolerancia a la luz (fotofobia), pérdida de memoria, dificultad para concentrarse o ansiedad.

Además de esta amplia gama de síntomas, la investigación muestra (aquí) que las personas con SFC tienen alteraciones en la flora microbiana intestinal (revisión). 

Pero la fatiga es también un signo o síntoma psicológico y problema de salud importante en personas con trastornos como, entre otros:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal y síndrome del intestino irritable (revisión).
  • Esclerosis múltiple.
  • Fibromialgia.
  • Cáncer. La fatiga relacionada con el cáncer es un síndrome debilitante que perdura, incluso, durante años después del tratamiento contra la enfermedad (fuente).

¿Los efectos de esta fatiga patológica? Principalmente:

  • Deterioro funcional
  • Disminución de la productividad laboral
  • Disminución de la calidad de vida

¿Cómo ayudan los probióticos en la fatiga?

A pesar de estos efectos o consecuencias severas de la fatiga, se sabe poco aún sobre este síntoma. Lo que hace difícil su tratamiento. 

Sí sabemos que es multifactorial; contribuyen a la fatiga:

  • La deficiencia nutricional
  • La inflamación activa
  • El metabolismo alterado
  • La comorbilidad psicológica

Asimismo, la evidencia científica actual sugiere un papel potencial del microbioma intestinal. Un posible papel de la comunicación bidireccional entre el intestino y el sistema nervioso central, lo que llamamos eje intestino-cerebro, en la fatiga y otros síntomas psicológicos.

Muchos y muy diversos factores que implican que la fatiga no es uniforme en todas las personas y, por tanto, hay diferentes intervenciones. 

No obstante, los estudios realizados en los últimos años apuntan a la intervención psicológica, la actividad física y las terapias con probióticos para aliviar la fatiga.

La suplementación con probióticos, en concreto, puede ayudar a:

  • Modular o modificar la microbiota intestinal, y una microbiota sana nos ayuda a digerir los alimentos, absorber sus nutrientes y producir metabolitos (productos finales que incluyen ácidos grasos de cadena corta y vitaminas B) que actúan sobre nuestro metabolismo energético (revisión).
  • Reducir la inflamación. Modular los procesos inflamatorios y normalizar el perfil de citocinas pro/antiinflamatorias (revisión sistemática).
  • Prevenir y mitigar los síntomas gastrointestinales y de intestino irritable en pacientes con SFC (revisión sistemática).
  • También en pacientes con SFC, las bacterias probióticas productoras de ácido láctico Lactobacillus (artículo) y Bifidobacterium han demostrado mejorar las funciones neurocognitivas.
  • Influir positivamente en el estado de ánimo y disminuir la ansiedad (estudio piloto).
  • Junto con una mayor ingesta de proteínas —para preservar la masa magra y la composición corporal— y patrones dietéticos que reducen la inflamación (dieta mediterránea y otras dietas a base de plantas), especifica esta revisión, mejorar los niveles de energía y reducir la fatiga relacionada con el cáncer

«Si aceptamos que la microbiota intestinal influye en los síntomas de enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple [entre ellos la fatiga], entonces podemos controlar estas enfermedades cambiando la composición de la microbiota, adoptando el estilo de vida adecuado o vía probióticos», señalaba este estudio reciente

Así pues, una dieta sana (basada en comida real, nutricionalmente rica), actividad física, descanso y los probióticos pueden ayudarte si sufres fatiga crónica o relacionada con alguna enfermedad.

Escrito por Elisabeth Lahoz

En PROKEY podemos ayudarte con el último aspecto. En nuestra tienda online encontrarás probióticos en distintos formatos: refrescos, cápsulas o bolitas de chocolate con leche (para niños y adultos). 

¡Visítanos!

5/5 (3 Reviews)

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Clic en el botón, rellena el formulario y recibe puntualmente

 

nuestros artículos en tu email

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.