¿Cómo aliviar y prevenir el (doloroso e insistente) herpes labial?

Los herpes, «calenturas» o «pupas labiales» son una de las infecciones inflamatorias de la piel más comunes y recurrentes. ¿Quién no los ha sufrido alguna vez? 

Hay personas en las que estas lesiones o erupciones son bastante insistentes y, aunque desaparecen por sí solas trascurridos unos días, son muy molestas, escuecen, dificultan el comer y beber e incluso pueden provocar fiebre y dolor.

¿Cómo podemos, pues, acelerar su curación y prevenirlas?

Te lo contamos, y también el porqué de su aparición y otros consejos a tener en cuenta en caso de herpes labial.

 

¿Por qué me salen herpes en los labios? Virus y otras causas

 

El herpes —palabra procedente del griego que significa «reptar» o «arrastrar», en alusión a la forma de serpiente de las lesiones—, comúnmente conocido como calentura, es una enfermedad infecciosa inflamatoria de naturaleza vírica, esto es, causada por un virus. Se caracteriza por pequeñas vesículas que se crean en la piel de los labios (sobre el borde bermellón del labio) o en el interior de la boca (en la mucosa del paladar duro, menos frecuentes). 

Las vesículas o úlceras rodeadas de un aro rojo y que se agrupan en racimo, van generalmente acompañadas de comezón o escozor y dolor. Estas persisten durante algunos días, después se rompen y se secan formando una fina costra amarillenta. 

 

Herpes labial chica probioticos prokey

 

¿Qué virus que produce el herpes?

 

El virus herpes simplex, o virus del herpes simple (VHS), de la familia de los herpesvirus. Lo hay de dos tipos: virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) y virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2). El primero afecta a la parte superior del cuerpo (boca, labios y ojos); el segundo, a la parte inferior (genitales). Nosotros nos centraremos aquí en el tipo 1: el causante de herpes oral o labial.

Según datos de la OMS, alrededor del 80 % de los adultos portan el VHS-1, que suelen haber adquirido en la niñez, por contacto estrecho con una persona que dispersa virus en modo activo. Después de esa infección inicial, el virus del herpes permanece en estado de latencia, es decir, inactivo o «dormido», pero puede reactivarse ocasionalmente y causar síntomas. Es lo que se conoce como recidiva

¿Por qué se reactiva? Las lesiones cutáneas del herpes, o lesiones herpéticas, pueden precipitarse por (fuente de referencia Manual MSD): 

 

  • La exposición excesiva a la luz solar.
  • Las enfermedades febriles.
  • El estrés físico o emocional. 
  • La inmunosupresión (sistema inmunitario deprimido).
  • Otros estímulos desconocidos.

 

Probioticos prokeydrinks

 

¿Cómo se trata? Probióticos y su ‘acción antiherpes’

 

No existe una cura definitiva para el herpes labial, o sea, un tratamiento o terapia que prevenga los brotes o (mejor aún) que elimine por completo el virus del herpes simple de nuestro organismo —que está ahí, latente hasta el siguiente episodio activo—. No obstante, hay varias maneras de reducir sus síntomas y acelerar el proceso de curación. 

Una son los fármacos antivirales, como el aciclovir, valaciclovir o famciclovir, útiles en caso de infecciones graves, cuando los episodios son muy frecuentes y dolorosos. Pero debido al desarrollo de resistencia por parte del virus a dichos medicamentos, los investigadores intentan encontrar otros métodos para tratar las infecciones por VHS-1.

Como hemos visto anteriormente, uno de los factores que precipita la aparición de lesiones herpéticas es la inmunosupresión. Sabemos que cuando el sistema inmunitario se deprime o debilita, no tiene ánimos ni fuerza para luchar contra estos virus, bacterias y demás patógenos, que aprovechan para hacer de las suyas.

Pues bien, se ha demostrado que los probióticos tienen un efecto favorable y de apoyo sobre el sistema inmunitario. Las bacterias probióticas tienen acción antiviral y son eficaces para activar el sistema inmune contra el VHS-1. Consumidas periódicamente por vía oral, estas fortalecen nuestras defensas a través de una mejora de la inmunidad en el intestino, para que luchen contra los virus y otros agentes infecciosos microscópicos. 

El objetivo de este estudio en ratones de laboratorio era comprobar el potencial de una cepa de probióticos del género Lactobacillus para tratar la infección por el virus del herpes simple tipo 1. Para ello se evaluó su actividad inmunomoduladora (para modular o regular el sistema inmunitario) en la infección cutánea por este virus en relación con su eficacia para aliviar los síntomas del herpes.

La administración por vía oral de 20 mg del probiótico dos veces al día durante siete días, comenzando dos días antes de la infección por el VHS-1, fue significativamente eficaz para retrasar el desarrollo de lesiones cutáneas en la fase temprana de la infección y reducir la producción de virus tras la misma. El día 2, la actividad de las células asesinas naturales (NK, que se encargan de identificar y matar a las células infectadas por el virus) se elevó, y la elevación todavía se observó el día 4.

Por tanto, la cepa probiótica de lactobacilos de la investigación logró aliviar las lesiones cutáneas herpéticas, al aumentar las respuestas inmunitarias (la producción de IFN-γ, o interferón gamma, que ayuda en la defensa contra el virus e impide que este se replique, y la actividad de las células NK) a través de la inmunidad intestinal. Esta «puede ser una ayuda oral versátil para activar la respuesta inmune» contra el virus del herpes.

Y otros estudios e investigaciones similares han mostrado asimismo la actividad anti-VHS-1 de los probióticos, o más concretamente, de las bacterias probióticas Lactobacillus: estudio in vitro e in vivo anterior, estudio in vitro con L. rhamnosus, estudio in vitro.

 

A modo de síntesis… 

 

Una vez llegan vivos al intestino, los probióticos (bacterias probióticas beneficiosas) actúan siguiendo estos tres pasos consecutivos:

(1) Mejoran la inmunidad intestinal;

(2) fortalecen el sistema inmunitario y activan su respuesta contra el VHS-1, evitando la replicación o proliferación del virus, y 

(3) alivian las lesiones o erupciones cutáneas herpéticas y otros síntomas del herpes labial u oral.

Un sistema inmune fuerte prevendrá, además, nuevos brotes del virus.

 

Otras recomendaciones si sufres herpes labial

 

Desde que se manifiestan los primeros síntomas hasta la curación completa del herpes, es recomendable:

  • Mantener limpia el área infectada.
  • No tocar la erupción o tocarla lo menos posible y hacerlo siempre con las manos limpias.
  • Normalmente, el virus se disemina a través de las lesiones. Por lo que conviene evitar el contacto directo de la zona infectada con otras personas.
  • Si bien las lesiones herpéticas suelen curar completamente, la aparición de nuevas en el mismo sitio puede producir cicatrices y atrofia. En este caso resulta muy útil el própolis o propóleo, una sustancia natural de las abejas con propiedades cicatrizantes y curativas, antiinflamatorias y analgésicas (para calmar el dolor). Puedes usar un stick labial como este.

 

Por Elisabeth Lahoz

 

Los probióticos pueden ayudarte si padeces herpes labiales recurrentes, al fortalecer tu sistema inmune frente al virus causante de este trastorno.

ProKey ULTRABIOTIC, probióticos en cápsulas incluye lactobacilos que refuerzan la flora intestinal, mejoran la salud digestiva (digestiones) y fortalecen el sistema inmunitario. ULTRABIOTIC Vit C + Probióticos, con L. rhamnosus y otras especies Lactobacillus, es un producto especialmente orientado a las defensas, a potenciar el sistema inmune contra virus como el del herpes simple y otros patógenos infecciosos. 

O puedes complementar ambos con nuestro pack.

Más formatos de probióticos disponibles en la Tienda online de PROKEY.

5/5 (3 Reviews)

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Clic en el botón, rellena el formulario y recibe puntualmente

 

nuestros artículos en tu email

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.