Helicobacter: historia, curiosidades y alimentos naturales para combatirla

En un artículo anterior os hablamos de este género de bacterias, Helicobacter, y de la que es su especie más conocida, Helicobacter pylori. En él abordábamos los principales síntomas de su infección y el tratamiento habitual a seguir para su erradicación. Puedes leerlo o retomarlo aquí.

En esta ocasión, descubriremos la «historia» de este patógeno intestinal así como algunas curiosidades asociadas a su descubrimiento y al modo en que actúa en nuestro organismo. Y, de nuevo, nos remitiremos a los estudios para comprobar qué alimentos naturales y probióticos pueden ayudarnos a combatirlo.

Helicobacter pylori: «una bacteria sorprendentemente resistente»

Hasta hace no demasiado tiempo, el pensamiento imperante era que ninguna bacteria podía vivir en el estómago humano, pues este producía grandes cantidades de ácido —comparable en potencia al de la batería de un coche—. Pero un hallazgo reveló lo contrario. Existía una bacteria capaz de proliferar en tales condiciones de acidez: Helicobacter pylori. Su «Kryptonita» eran los antibióticos, y según se demostraría posteriormente, también ciertos alimentos naturales y probióticos.

Aunque había algunas evidencias previas, fueron los doctores John Robin Warren y Barry James Marshall los que definitivamente en 1979 descubrieron Helicobacter pylori en el estómago de pacientes con gastritis y úlceras estomacales (publicación, publicación). Ambos recibieron por ello —«por su descubrimiento de la bacteria Helicobacter pylori y su papel en la gastritis y la enfermedad de úlcera péptica»— el Premio Nobel de Medicina en el año 2005 (referencia).

Helicobacter pylori, o H. pylori, la especie más conocida del género de bacterias Helicobacter, es una bacteria gramnegativa en forma de tornillo, espiral o hélice —morfología a la que debe su nombre—. Se estima que está presente en el revestimiento estomacal de 3000 millones de personas en todo el mundo (aproximadamente la mitad de la población mundial, aunque determinadas publicaciones elevan la cifra a dos tercios), siendo la infección bacteriana más común en el ser humano.

Helicobacter pylori y cáncer

«Muchos de los que portan la bacteria tienen pocos o ningún síntoma y aparentemente están bien, pero todos sin excepción tienen inflamación del revestimiento del estómago (gastritis) […] que eventualmente causa úlceras y otras dolencias digestivas. Si una persona ha tenido una infección por H. pylori constantemente durante 20-30 años, puede provocar cáncer de estómago», recoge en su web The Helicobacter Foundation.

La anterior es la razón por la cual la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) de la OMS clasifica a H. pylori como carcinógeno «tipo 1». Para que nos hagamos una idea, es la misma categoría que el tabaco al cáncer de pulmón y tracto respiratorio.

Helicobacter: cómo combatirla

Alimentos naturales y probióticos contra Helicobacter pylori

Como vimos en el otro post sobre Helicobacter, esta bacteria es susceptible a la penicilina y otros antibióticos. El tratamiento para mejorar la enfermedad suele consistir en un medicamento para reducir la producción de ácido en el jugo gástrico (lo que se conoce como inhibidor de bomba de protones, o IBP), como omeprazol o lansoprazol, más dos antibióticos, amoxicilina y claritromicina.

Pero surge un problema: «la aparición de H. pylori resistente a los medicamentos y el efecto adverso de los antibióticos (alteración de la microflora gastrointestinal, casos de alergia a antibióticos, complicaciones graves como disfunción hepática y/o renal, y personas que rechazan la terapia) han debilitado severamente la terapia de erradicación» (estudio).

Es por ello que muchas líneas de investigación actuales se centran en los alimentos naturales —y sus componentes— como agentes inhibidores de H. pylori. Ya nombramos algunos bastante comunes como la miel (estudio) o el té verde (estudio). Veamos qué nos dicen los estudios acerca de otros alimentos y probióticos un poco menos conocidos:

  • Cymbopogon citratus y aceites esenciales: un estudio de la Universidad de Kioto, Japón, concluyó que los aceites esenciales tienen potencial bactericida (actividad antimicrobiana) contra Helicobacter pylori. Concretamente el aceite esencial de Cymbopogon citratus (planta herbácea de la familia de las gramíneas, también conocida como «hierba limón» o «caña de limón») inhibe el crecimiento de H. pylori en medios de cultivo, sin que esta presente resistencia.
  • Kimchi: el kimchi es una preparación de origen coreano a base de diferentes vegetales fermentados sazonados con especias, cuyo ingrediente básico es la col china (o repollo chino). Este estudio publicado en 2008 reveló que el kimchi contiene una cepa, Lactobacillus plantarum NO1, que puede ser un buen candidato como probiótico al mostrar una fuerte actividad antagonista contra Helicobacter pylori. Lb. Plantarum NO1 actúa reduciendo la actividad de la ureasa de H. pylori en un 40-60 % y anulando la proliferación de células cancerígenas en más del 33 %. De nuevo los alimentos fermentados se manifiestan como potenciales aliados de nuestra salud.

Otros alimentos naturales con actividad anti-Helicobacter pylori son la cúrcuma, el brócoli o el própolis, pero se necesitan más estudios concluyentes en humanos. Permaneceremos atentos a futuras investigaciones, y te lo contaremos todo en el blog.

alimentos para combatir helicobacter

Los probióticos se emplean a menudo como apoyo en el tratamiento contra Helicobacter pylori. Probióticos como el kimchi, el kéfir o la kombucha protegen frente a enfermedades digestivas causadas por patógenos como H. pylori, al contener cepas de Lactobacillus o Bifidobacterium que inhiben su crecimiento.

Si quieres probar los beneficios y necesitas saber dónde comprar kéfir de agua te proponemos estas opciones de Prokey con un precio especial:

  • Prokey Aqua BIO receta tradicional
  • Prokey Menta y Gengibre BIO
  • Prokey Hibisco Bio
  • Prokey Coco Bio

Disfruta de tu bebida de kéfir y si quieres contactar con nosotros haz clic aquí. Si quieres saber más del kéfir puedes seguir leyendo el blog de Prokey

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Rellena este formulario y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.