Probióticos durante el embarazo: ¿son recomendables? ¿Cuáles tomar?

El embarazo es uno de los momentos más felices en la vida de una mujer. Una nueva vida está creciendo en su interior y esto trae una gran alegría para la futura mamá. Pero un embarazo trae aparejados también muchos cambios físicos y emocionales que influyen mucho en el estado de ánimo de la mamá, pero también en su salud.

El consumo de probióticos para embarazadas es una buena manera de garantizar el buen estado de ambos, madre e hijo.

Tomar probióticos durante el embarazo: ¿son recomendables?

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son alimentos y suplementos que contienen microorganismos vivos, los mismos que de manera natural viven y actúan en los intestinos. Su función es vital para mantener la salud y favorecen la asimilación de los nutrientes que pasan por ellos.

Sin esa flora intestinal, que también se acompaña de bacterias y otros microorganismos, no podríamos contar con todo lo necesario para estar bien y alimentar nuestras células.

Durante el embarazo se producen muchos cambios y el cuerpo de la mujer cambia. Pero no solo estéticamente, sino que en muchos órganos se producen modificaciones a medida que el feto crece y va ocupando espacio.

Además, muchos de los procesos naturales que son habituales se modifican de manera sustancial, así que hay que saber cómo actuar para que los efectos de estos cambios se puedan sobrellevar bien y no afecten de manera grave ni a la mamá ni al pequeño.

Hay una gran variedad de alimentos probióticos, es decir, que incluyen entre sus componentes estos organismos que ya viven en el cuerpo de manera natural. Su presencia refuerza a la flora intestinal y mejora su acción de manera muy eficiente. Al ser un producto natural y que simplemente cumple con esa función, no hay ningún tipo de problema para tomar probióticos en el embarazo.

Como siempre que se habla de algo relacionado con la salud, siempre hay que consultar con el médico, que es quien tiene que valorar si algo que se quiere tomar o si hay que seguir cualquier tratamiento está desaconsejado o no. Normalmente, no hay contraindicaciones para el consumo de este tipo de productos.

Los probióticos ayudan a la absorción de minerales, como el hierro, el zinc y el calcio, así que es importante que se controle su presencia y que no haya problema durante ese momento tan delicado. Alimentos probióticos son, por ejemplo, los yogures y el chucrut, así que sabemos dónde encontrar una buena fuente de este tipo de organismos que refuerzan nuestro organismo.

¿Hay que tomar suplementos probióticos?

Una dieta sana y equilibrada nos ofrece una fuente de probióticos que ayuda a mantener la salud y a potenciar este aspecto tan importante. Pero no siempre podemos seguir esa dieta adecuada. Las prisas, el ritmo de vida y todas las variables que nos encontramos día a día hace que sea imposible comer de una manera más racional y saludable.

Ahí es donde entran los suplementos probióticos, que nos ayudan a mantener activa la flora intestinal y permitir que los nutrientes puedan ser absorbidos con normalidad. Hay una gran variedad de suplementos, según las distintas necesidades que se puede tener en cada momento.

Por ejemplo, la marca Prokey cuenta con una gran variedad de productos que ayudan a mantener activa la flora intestinal. Refrescos elaborados con kéfir, es decir, con una fuente de probióticos que se toma de manera muy sencilla, cuando hay sed. Estos refrescos no solo son agua con este producto natural, sino que también tiene sabores que hacen que el consumo sea mucho más agradable.

Estos refrescos tienen sabor a menta y jengibre o hibiscos, por ejemplo. Otra manera de tomar probióticos es en forma de píldora. Se puede consumir este suplemento con un complemento de vitamina C, que ayuda además a reforzar el sistema inmunitario o con lactobacilos, que regula y mejora el tránsito intestinal.

Lo ideal, siempre, es mantener esa dieta equilibrada, pero si no es posible, se puede consumir este tipo de suplementos, naturales, sanos y con total garantía de que ayudan a nuestro cuerpo a mantenerse en forma y en plenitud de facultades.

¿Es aconsejable consumir probióticos durante el embarazo?

El embarazo es un momento delicado. Los cambios que se producen en el cuerpo hace que este proceso natural no sea todo lo placentero que debería ser. Uno de los grandes problemas con que se encuentra una embarazada tiene que ver con el tránsito intestinal.

La flora beneficiosa que se aloja allí puede verse afectada y tanto la absorción de los minerales como la hidratación y el buen funcionamiento del aparato digestivo es fundamental para seguir estando bien y que el embarazo sea lo más agradable posible y se reduzca el malestar y cualquier inconveniente que pueda producirse.

Es el médico quien tiene que establecer un seguimiento del embarazo y antes de comenzar a tomar suplementos de probióticos embarazo hay que pedir consejo al profesional. Él determinará lo más conveniente y puede aconsejar como acompañar a la dieta con estos productos. No ofrecen contraindicaciones, así que lo más probable es que el médico apruebe el consumo de productos como el agua de kéfir e incluso lo aconseje.

Muchas veces, se producen problemas como dificultades durante el embarazo para ir bien al baño, pero gracias a los probióticos que ayudan a recuperar la flora intestinal, se puede mejorar el estado del tránsito intestinal.

No hay que olvidar que se pueden solucionar un problema en el embarazo los problemas intestinales. Un motivo más para acercarse al consumo de suplementos de probióticos para mejorar el estado general de la futura mamá y, de paso, del propio bebé.

Los problemas que se producen en los meses del embarazo también pueden afectar a otros puntos de la anatomía donde vive este tipo de flora y bacterias que viven en el cuerpo humano. Otro de esos puntos delicados es la vagina.

En ella también se pueden encontrar este tipo de microorganismos y se pueden ver afectados por los cambios hormonales que se sufren durante ese periodo. El consumo de probióticos ayuda a recuperar este tipo de organismos que nos ayudan en el día a día.

Otra cosa que hay que tener en cuenta durante el embarazo es que todo lo que se come influye en la salud del bebé. Hay una conexión directa entre la madre y el feto, así que hay que vigilar mucho lo que se come para que su crecimiento y desarrollo sea correcto y todo se desarrolle de manera normal.

Si se incluye el consumo de alimentos con probióticos durante el embarazo, estos pasan al bebé a través del cordón umbilical, ayudando a que el propio organismo en desarrollo se vea beneficiado. No hay que olvidar comentar con el médico la posibilidad de añadir suplementos probióticos en el embarazo para evitar riesgos como problemas intestinales y siempre, teniendo en cuenta que se puede ayudar a reforzar el sistema inmunitario tanto de la madre como del bebé gracias a un correcto funcionamiento del aparato digestivo.

Alimentos que contienen probióticos

Los suplementos con probióticos son muy útiles si no se puede acceder a una dieta saludable y con todos los nutrientes y esos microorganismos que nos ayudan a estar más sanos. Ya hemos visto más arriba que los alimentos “vivos” tienen probióticos y que estos permiten la absorción de nutrientes, minerales y otros elementos vitales para nosotros.

El yogur es una excelente fuente de probióticos, ya que se trata de un alimento “vivo”, que se produce gracias a la fermentación de la leche. Los microorganismos que provocan ese cambio químico son los mismos que habitan en el tracto digestivo, así que ayudan a fortalecerlo.

Otro de los alimentos ideales para mantener activa la flora intestinal y a las bacterias que ayudan a absorber de manera eficiente todos los nutrientes es el kéfir. Este es un alimento que también se produce por la fermentación de la leche, en este caso gracias a unos hongos que se utilizan específicamente.

Hay muchas maneras de consumir el kéfir, tanto el que se puede producir en casa utilizando una cepa, que puede vivir durante mucho tiempo si se conserva de manera correcta, como en forma de preparados que se pueden comprar en tiendas especializadas o incluso en supermercados.

Lo ideal es utilizar productos elaborados por especialistas en este tipo de preparados. Una manera de consumir kéfir en el embarazo es en forma de refresco. Este se compone de agua, en la que se ha disuelto este sano alimento natural y al que se añade un toque de sabor para hacer más agradable el consumo.

Otro producto rico en probióticos y que también resulta recomendable durante el embarazo es el té kombucha o kombucha, como también se conoce. Es un té macerado que también se fermenta, así que tomar kombucha en el embarazo es una buena idea para tener una fuente de probióticos que además resulta muy agradable de disfrutar.

Los probióticos son unos firmes aliados de nuestra salud que no han de faltar en la dieta. Si el médico no cree que pueden ser contraproducentes para su consumo durante el embarazo, es algo que ha de estar presente y resultarán ser una excelente manera de mantener la salud.

0/5 (0 Reviews)

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Clic en el botón, rellena el formulario y recibe puntualmente

 

nuestros artículos en tu email

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.