¿Qué bebida tiene menos calorías?

No hay duda de que una de nuestras mayores preocupaciones en lo que a nutrición se refiere es la de saber cuál es la cantidad exacta de calorías que ingerimos diariamente. Y es lógico, pues, entre otras cosas, estas son las encargadas de proporcionarnos la energía necesaria tanto para nuestras actividades cotidianas como para mantener los niveles de temperatura corporal y de azúcar.

Esto, por supuesto, abarca también todo lo que bebemos. Encontrar una bebida baja en calorías es vital para calcular que las unidades de energía que recibimos sean las adecuadas. A continuación, te daremos unas excelentes opciones. Pero vamos a empezar por el principio: viendo qué es exactamente una caloría.

¿Qué es exactamente una caloría?

Una caloría, abreviado cal, es una unidad de energía térmica.

Es la cantidad de energía calorífica necesaria para elevar 1 grado centígrado la temperatura de 1 gramo de agua (a presión de una atmósfera).

¿Recordáis las clases de física en el instituto? Su equivalencia en Joules (o julios) es de 4,1868.

Los julios son la unidad internacional para expresar magnitudes de energía, trabajo y calor. Hago mención específica de los julios porqué debido a la reglamentación comunitaria en materia de etiquetado nutricional de alimentos, ya es obligatorio incluir en las etiquetas el valor energético de los alimentos en julios.

Calorías en nutrición y biología

En biología o nutrición, la caloría, de símbolo Cal, se corresponde a 1000 veces la caloría física (cal), y representa el contenido energético que un alimento puede liberar a nuestros tejidos.

Podemos observar que una Cal es en realidad una kilo-caloría kcal. De forma coloquial solemos usar caloría o kilocaloría indistintamente, de hecho, nos referimos a la mismo Cal=kcal; sólo que no hay que confundirlo con cal.

bebida tiene menos calorias

¿Por qué son tan importantes?

Como decía anteriormente, estar preocupado acerca de las calorías que se consumen diariamente es totalmente lógico, pues nos proporcionan algo tan vital como la energía que el cuerpo necesita para vivir.

En pocas palabras, el número de calorías que contenga la comida o bebida que consumimos será la energía que estemos recibiendo. Esto es algo que depende de varios factores como la edad o la actividad física (entre otros), pero, para que te hagas una idea, esta es la media en los adultos:

  • Mujeres: de 1800 a 2100 kcal diarias.
  • Hombres: de 2000 a 2400 kcal diarias.

Evita la confusión entre Calorías y Julios

Lo cierto es que cada vez es más evidente que desde las instituciones gubernamentales se está haciendo lo posible para que comencemos a ver los valores expresados en julios y no en calorías. Mucho me temo que es una maniobra de la gran industria alimentaria a través de los lobbies que tienen en las instituciones.

Hoy en día (después profundizaremos en eso), la población generalmente sabe perfectamente si 300 o 500 calorías son muchas o pocas, así como los requisitos calóricos medios de un ser humano. Pero, claro, si de repente te cambian esos valores a un múltiplo de 4 coma algo, dejas de saber lo que sabes.

¿Una dieta de 2000 kilo-julios es alta o baja en calorías? Conocer eso es muy importante, pues, si la industria consigue crear confusión entre la población de nuevo, es más sencillo venderle productos poco recomendables sin que esta sea consciente de ello.

Nutrición sana: un concepto que ha ido cambiando con los años

Durante muchos años la nutrición «sana» que en general todos conocíamos se basaba en comer de todo pero con moderación y mantenernos alejados de los alimentos muy calóricos.

En condiciones de laboratorio, un gramo de azúcar (o hidrato de carbono) o un gramo de proteínas, tienen 4 kcal, mientras que un gramo de grasa tiene hasta 9 kcal. Este hecho (el que las grasas tengan un valor calórico elevado en relación a los otros macronutrientes) las condenó tanto a ellas como a los productos que las contenían.

La alimentación sana inicialmente estaba basada en hidratos de carbono y proteínas limpias (carnes con bajo contenido en grasa o vegetales proteicos como la legumbres), pero eso fue cambiando con el tiempo y las diversas investigaciones.

Lo cierto es que no han sido muchos los años que han pasado desde que la comunidad científica afortunadamente empezó a plantearse el hecho de que tal vez el cuerpo humano no fuera una máquina perfecta. Está claro que está lejos de ser un calorímetro (el aparato en que se miden las calorías de los alimentos).

bebida tiene menos calorias grasas azucar proteina

No todas las calorías son iguales

Dentro de esos planteamientos evidentemente también se contempló que, quizás, una caloría no es una caloría, o, lo que es lo mismo, no todas las calorías impactan en el cuerpo humano del mismo modo.

No obstante, eso no quiere decir que valor calórico de los alimentos sea inútil. Ni mucho menos, es muy importante, pero no hay que perder de vista el hecho de que estos alimentos generan respuestas en nuestro cuerpo, y que lo hacen a través de las hormonas.

Veámoslo mejor con este ejemplo: no es lo mismo tomarse un refresco azucarado que una cantidad equivalente de mantequilla. Aunque son varios los factores que los diferencian, el más evidente es que no quedaremos igual de llenos, ni tendremos la misma hambre o sed al rato de la ingesta.

Ahora que ya sabemos qué es una caloría, qué relación tiene con los alimentos y que su traspaso energético al cuerpo humano no es una fórmula tan matemática como ingiero 100 kcal absorbo 100 kcal, podemos retomar el hilo del post. Vamos a ver cuáles son las bebidas con más y menos (o ninguna) calorías.

¿Qué bebida tiene menos calorías?

Si tomamos valores nutricionales, concretamente, el valor energético de las diferentes bebidas que podemos preparar o comprar en el supermercado, la pregunta tiene respuesta muy sencilla: no hay más que ordenar bebidas según su valor energético cada 100 gramos.

comparativa bebidas menos calorias y refrescos con menos azúcar

Pero, ¿y si profundizamos un poco en cada bebida? ¿Qué refresco tiene menos calorías?

Seguramente hayas probado un refresco para dietas o una bebida para dieta (al menos es muy probable que has oído hablar de ellos), y evidentemente entrarán en la lista que vamos a ofrecerte a continuación, pero hay otras opciones que también tienen la ventaja de aportarte pocas calorías o directamente ninguna.

Vamos a verlas, en orden de menor a mayor.

Agua

Es la única bebida que está disponible para nosotros directamente en la naturaleza (todas las demás las preparamos). El agua puede presumir de no tener calorías, valor 0.

Por tanto, su impacto negativo en nosotros no existe, y en cambio refresca y es imprescindible para la vida. No hay nada de qué preocuparse, pues lo único que va a recibir tu organismo son beneficios. Además, no solo no nos da calorías: también nos ayuda a quemarlas. En definitiva, el agua es la reina dentro de las bebidas sin calorías.

Eso sí, evidentemente, siempre que se trate de agua natural a la que no se le haya añadido ningún aditivo como el agua con gas o el agua edulcorada, entre otras. En ese caso, habría calorías, y no pocas. Vamos a ver cuántas exactamente:

  • Agua con gas: cuando el agua lleva gas, es una gaseosa, por lo que su número de calorías pasa de 0 a 21, 60. Esto es debido principalmente al azúcar que contiene el gas con el que se elabora esta clase de agua.
  • Agua edulcorada: por norma general, dentro de este tipo de agua entran zumos y refrescos que se componen de una base de agua a la que después se le agregan unos azúcares con el objetivo de edulcorarla. Algo que, por supuesto, eleva mucho sus calorías.

No hay nada como el agua natural, que además es tan vital consumir diariamente en las cantidades adecuadas. Esta, como hemos dicho un poco más arriba, encima nos ayuda a quemar calorías, pues el gasto calórico se incrementa al tener que calentarla.

Esto hace que lo ideal sea consumir el agua más bien fría, ya que de ese modo aumentará todavía más la tasa metabólica.

Infusiones

Las infusiones herbales preparadas por uno mismo partiendo de planta húmeda o seca tienen muy pocas calorías, tantas como 1 kcal/100ml.

Además, no sólo realizan la misma función que el agua, sino que son verdaderos fármacos. Las opciones son prácticamente infinitas, ya que hay una infusión adecuada para casi cualquier cosa. Por ejemplo, las relajantes, las digestivas, las diuréticas, las anticatarrales o las activadoras, entre otras.

Por supuesto, ese número tan bajo de calorías solo será si no endulzamos dicha infusión con miel, azúcar o edulcorantes (es obvio que habría que sumarle las que estos nos aportan).

Refrescos Light (o 0,0)

Dentro de estos también podemos incluir cervezas 0,0. Si bien es cierto que los refrescos light no tienen  calorías, no hay que olvidar que consiguen ser dulces mediante el empleo de edulcorantes añadidos. Además, nuestro cerebro espera encontrar calorías al consumirlos, ya que siempre que ha tomado cosas dulces (hace milenios) nuestro sistema ha recibido una dosis calórica determinada.

Ahora de repente tomamos cosas dulces que no tienen calorías, pero nuestro cuerpo se prepara para recibirlas. Así que creamos desajustes hormonales consumiendo productos edulcorados. Aunque sean bajos o muy bajos en calorías, es mejor rechazarlos. En el caso de la cerveza 0,0, provoca además una respuesta inmediata sobre el páncreas y la secreción de insulina por otros compuestos presentes en la cerveza.

 Refrescos probióticos

 Seguimos la lista con los refrescos probióticos como el kéfir de agua, que, si están bien hechos, ocuparían el puesto de los cuartos con menos calorías, por detrás del agua, las infusiones y los refrescos light.

Nuestro refresco Prokey, por ejemplo, tiene 8 kcal cada 100 ml. Este tipo de bebidas, además de ser muy bajas en calorías y azúcares de forma natural (nunca mediante uso de edulcorantes), aportan microorganismos vivos que ejercen funciones probióticas en nuestro organismo, pudiendo potenciar el sistema inmune y mejorando la flora intestinal.

Bebidas isotónicas

A continuación, se situarían las bebidas isotónicas. Ya hicimos un review de las más importantes. Hay un poco de todo, edulcoradas, con azúcar, ? En general se sitúan alrededor de las 25 kcal/100ml.

Lo cierto es que llegó un momento en el que estas bebidas se hicieron realmente populares (especialmente entre la gente joven), y esto provocó que las autoridades sanitarias advirtieran a la población de que están específicamente pensadas para el ámbito deportivo.

Por norma general, ni siquiera son necesarias cuando el tiempo de deporte no excede de una hora). A veces no son necesarios. En todo caso, nada como el agua.

Zumos (de brick o naturales)

Los zumos (bien sean de compra o hechos de forma natural) tienen valores energéticos similares a los de las bebidas isotónicas (30-50 kcal/100ml). Hay mucha confusión en el mundo del zumo, pues las variantes son bastantes: zumos, néctares, zumos «sin azúcar añadido», zumos con leche que semejan batidos, entre otros.

Siempre nos han hecho creer que al tratarse de productos naturales derivados de la fruta son siempre una buena opción, pero en realidad no lo son tanto. Uno de los principales motivos es el hecho de que frente a la fruta consumida directamente pierden gran parte de su fibra, y con esto su poder saciante y prebiótico.

 ¿Verdad que puedes beberte el zumo de 3 naranjas pero que te costaría comerte las mismas tres piezas de fruta enteras? Está claro que no es lo mismo consumirlas de una manera o de otra.

Y como decía, con la gran confusión que hay hoy en día con las denominaciones comerciales, lo mejor es leer detalladamente la lista de ingredientes y los valores nutricionales de estos productos para evitar sorpresas desagradables a corto y largo plazo.

Los refrescos

Con los refrescos y sus valores de entre 30 y 60 kcal/100 ml. vamos entrando con fuerza en el top de las bebidas calóricas. No importa si el refresco es bio o está hecho con azúcares como el agave, sigue siendo una opción muy calórica.

Calorías directamente asimilables y metabolizables por microorganismos de nuestra microbiota que no deseamos que se reproduzca, como los que causan las caries o la cándida, esa pertinaz infecciosa.

La leche

Lo cierto es que no es un algo que solamos tomar como bebida para combatir la sed o hidratarnos en días calurosos o tras el ejercicio, pero no deja de ser un alimento líquido, y, por lo tanto, entra dentro de la categoría de las bebidas.

Su valor energético es similar al de los zumos, alrededor de 60-70 kcal/100ml. Después están la semi-desnatada, con 45-50 kcal/100 ml y la desnatada con unos 30-35 kcal/100ml.

Dentro de la leche también nos encontramos con bastantes opciones: puede tener grasa o no (siendo más o menos calórica), y puede estar presente en forma de batidos, opciones saborizadas y edulcoradas, bien con azúcar, lo que eleva su contenido calórico sobremanera, o bien con edulcorantes, que ya sabemos lo que nos hacen.

Las leches vegetales tienen valores calóricos equivalentes a la leche, sólo que en este caso son calorías que proceden en exclusiva de azúcares.

Las bebidas alcohólicas

Cerramos la lista con las reinas de las bebidas calóricas: las bebidas alcohólicas. Para que te hagas una idea, un gramo de alcohol tiene 7 kcal por lo que cualquier bebida alcohólica fácilmente se disparará en la tabla de calorías.

Si hay algo más alejado de las bebidas bajas en caloría no hay duda de que se trata de cosas tan normalizadas e incorporadas en la vida cotidiana como cerveza, vino, vermouth, licores, combinados, y un largo etcétera.

Cada cuál más calórico y doblemente perjudicial, primero por el contenido calórico, y segundo por el contenido en alcohol propiamente dicho: un tóxico.

Otro de los grandes motivos por los que las bebidas alcohólicas suelen ser que las calorías que aportan además son vacías o que también se tiende a mezclarlas con alimentos y bebidas inapropiadas.

El hecho de engordar: ¿está totalmente relacionado con las calorías de la bebida?

Aunque puede ser que muchas personas busquen información sobre qué bebida es más calórica, en realidad lo que quieren saber es qué bebida engorda más. En este caso, y sin que sirva de referente para otros alimentos, sí suele ir relacionado más calorías = más posibilidad de engordar.

 IMPORTANTE:

Todas las bebidas edulcoradas rompen esa norma, dado que no tienen calorías, parece que no engordan por sí mismas, pero las personas que las consumen acaban engordando más que las que consumen el equivalente azucarado. Todo ello por el impacto hormonal y la respuesta fisiológica del cuerpo a estos alimentos procesados.

¿Crees que hemos respondido bien qué bebida tiene más calorías? ¿Hay algún factor que se nos haya quedado en el tintero o que consideras que es necesario desarrollar más?

Nos encantará saber tu opinión o tus sugerencias si deseas que tratemos algún otro tema.

Conoce nuestras bebidas ecológicas

Para terminar de ofrecerte unas respuesta completa, te ofrecemos estas bebidas ecológicas Prokeydrinks con sabores variados. Y la cosa no queda ahí, porque pronto vendrán más como la kombucha y otras novedades que esperamos que sean de tu agrado.

Si te animas a probar nuestros refrescos probióticos y ecológicos, estos son los sabores que tenemos a la venta y que puedes adquirir fácilmente en la Tienda Online de Prokey Drinks o pedir directamente en tu herbolario:

·    Prokey Aqua BIO receta tradicional

·    Prokey Menta y Jengibre BIO

·    Prokey Hibisco Bio

·    Prokey Coco Bio

·    Cold Brew Kombucha

Esperamos que este post te haya resultado interesante y ameno de leer. Si quieres compartir con nosotros algún comentario, estaremos encantados de leerte.

¡Nos vemos!

0/5 (0 Reviews)

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Clic en el botón, rellena el formulario y recibe puntualmente

 

nuestros artículos en tu email

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.