Rosácea, ¿cómo mejorarla a través de la dieta?

La rosácea afecta sobre todo a adultos de entre 30 y 60 años con piel clara, aunque sus primeras manifestaciones —principalmente rubor— se inician en torno a los 20. Y es más común en las mujeres. 

La rosácea se asocia a veces con vergüenza, baja autoestima, tendencia al aislamiento y, en definitiva, con una disminución de la calidad de vida. Hasta un 65 % de las personas que la padecen presentan algún grado de depresión*. 

Vemos qué es y cómo se manifiesta la rosácea, sus tipos, por qué se produce y, lo más importante, qué puedes hacer tú para mejorar e incluso erradicar esta enfermedad de la piel.

*Fuente

 

Qué es la rosácea y Tipos

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica, o a largo plazo, de la piel que afecta al rostro —la piel de otras zonas de la parte superior del cuerpo rara vez se ven comprometidas—, en particular al área central: frente, nariz, mejillas y mentón. Produce enrojecimiento, espinillas (acné rosácea), hinchazón y vasos sanguíneos dilatados.

En etapas avanzadas de la enfermedad puede afectar también a los ojos y desarrollarse otras alteraciones como descamación, edema y piel engrosada, especialmente característico y notorio en la nariz. Esto último es lo que se conoce como rinofima

Hay cuatro tipos principales o subtipos de rosácea:

  • Rosácea eritematotelangiectásica, caracterizada por rubor frecuente, eritema (enrojecimiento persistente) y vasos sanguíneos visibles.
  • Rosácea papulopustulosa, que a menudo se confunde con el acné por la presencia de pápulas (protuberancias) y pústulas llenas de pus.
  • Rosácea fimatosa, asociada a rinofima, con engrosamiento de la piel y agrandamiento de la nariz.
  • Rosácea ocular, que se caracteriza por ojo seco, lagrimeo, ardor y párpados inflamados; orzuelos recurrentes y posible pérdida de la visión por daño en la córnea.

 

Mejorar la rosácea gracias a la dieta

 

¿Por qué aparece? Factores desencadenantes de rosácea

Su origen es incierto. Se desconoce la causa exacta de la rosácea, aunque se señalan como potenciales factores de riesgo o que pueden provocar brotes y agravar esta afección cutánea:

  • Los antecedentes familiares
  • La menopausia
  • Luz solar y quemaduras solares severas
  • El viento frío
  • Exposición a temperaturas extremas, frías o calientes, y cambios de temperatura bruscos
  • El estrés y la ansiedad psicológicos
  • Ejercicio físico extenuante
  • Comidas y bebidas calientes (café, té) o picantes (salsa picante, especias como pimienta cayena)
  • Bebidas alcohólicas (vino, licores fuertes y cerveza)
  • La capsaicina (en ciertas especias y pimientos) y el cinamaldehído (en tomates, cítricos, canela o chocolate)
  • Uso prolongado de esteroides tópicos
  • Microdermoabrasión, peelings o exfoliaciones químicas, medicamentos u otros irritantes tópicos
  • Microorganismos (Helicobacter pylori y ácaros Demodex, entre otros) (fuente)

 

CONSEJO: Mantén un registro escrito de cuándo ocurren las manifestaciones o brotes. Eso te proporcionará pistas sobre qué irrita tu piel (actividades, alimentos, medicamentos, productos).

 

¿Cómo se trata? Manejo de la rosácea

Aunque no existe una cura definitiva para la rosácea, el tratamiento puede controlar la enfermedad, mejorar los síntomas y la apariencia de la piel.

Este tratamiento suele consistir en un antibiótico tópico como metronidazol, que se aplica directamente sobre la piel afectada, o, en casos más graves, antibióticos u otros medicamentos orales (doxiciclina, eritromicina, isotretinoína, clonidina) y procedicimentos quirúrgicos (láser, luz pulsada intensa, inyección intradérmica de toxina botulínica, dermoabrasión). Para los ojos, se suelen recetar gotas oftálmicas (fuente, fuente).

Además de los fármacos, las recomendaciones generales apuntan a:

  • Prevención

En base a los factores irritantes que originan o empeoran la enfermedad, evitar los estímulos ambientales (sol, frío y calor extremos, incluyendo baños o duchas con agua caliente), los estímulos emocionales (estrés y ansiedad; pueden ayudar técnicas de respiración profunda y relajación) y los fisiológicos (ejercicio extenuante, comidas picantes, alcohol…).

  • Cuidado de la piel

Usar protector solar a diario con factor de protección solar (FPS) alto, que bloquee la luz ultravioleta.

Asimismo, no utilizar cremas faciales con corticoides ni aplicar en la cara maquillaje u otros productos comedogénicos —inducen la aparición de imperfecciones como espinillas—, que contengan alcohol, fragancia y demás irritantes

  • Cuidado de los ojos

En caso de rosácea ocular, es importante una buena rutina de cuidado de los ojos, como lavarlos al menos dos veces al día con agua tibia y usar lágrimas artificiales para aliviar la sequedad. 

 

La dieta para erradicar la rosácea

En las personas con rosácea se observa una mayor prevalencia de enfermedades gastrointestinales, incluyendo celíaquía (artículo), enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, infección por H. pylori (revisión, revisión), sobrecimiento bacteriano intestinal (SIBO) y síndrome del intestino irritable.

Un estudio de 2008 informó de una mejoría de la rosácea en los pacientes con SIBO después del tratamiento exitoso de esta enfermedad GI, sugiriendo que las bacterias intestinales desempeñan un papel en la enfermedad de la piel. Las lesiones cutáneas habían desaparecido por completo en casi el 80 % de ellos.

Era evidente que existía una conexión intestino-piel

Tras muchos otros estudios, hoy la investigación se inclina hacia medidas que apoyen un microbioma intestinal saludable para, de este modo, mejorar tanto esta como otras enfermedades inflamatorias de la piel. Esto es, hacia cambios en la dieta, empezando por evitar los desencadenantes dietéticos: relacionados con el calor, con el alcohol, con la capsaicina y el cinamaldehído. 

De las más de 400 personas con rosácea de una encuesta realizada por la Sociedad Nacional de la Rosácea de Estados Unidos que eliminaron ciertos alimentos y bebidas de su dieta, el 95 % informó que esto había ayudado a reducir la aparición de brotes. 

«Si desea preparar la comida con más probabilidades de causar un brote en alguien con rosácea, hay algunas cosas que debe asegurarse de incluir: salsa picante, tomates, vino y tal vez algunos cítricos. Luego cocine a la parrilla un poco de carne marinada e incluya algo con chocolate de postre», comenzaba este artículo que informa de los resultados de la encuesta.

 

¿Pueden los probióticos ayudar a controlar la enfermedad?

En segundo lugar, una vez hemos eliminado los irritantes presentes en la comida, se aconseja una dieta rica en fibra (prebiótica) (revisión). 

Y si la dieta puede favorecer el crecimiento de microbios beneficiosos en el tracto GI, estos microbios también pueden consumirse directamente en forma de probióticos. Bien a través de alimentos fermentados como yogur o kéfiraquí tienes una lista—, bien de suplementos probióticos como los de ProKey

Se ha demostrado que los probióticos, como microbios beneficiosos, solos o combinados con medicamentos, apoyan la salud intestinal y la salud de la piel de múltiples maneras. 

Así, pueden mejorar la rosácea mediante los siguientes mecanismos:

  • Cambian la composición de las bacterias intestinales y ayudan a contrarrestar las bacterias patógenas.
  • Tienen efectos antiinflamatorios; alivian la inflamación de la piel (estudio).
  • Evitan la formación de ROS (especies reactivas de oxígeno, que incluyen radicales libres; provocan estrés oxidativo y daños en las estructuras celulares) (estudio).
  • Mejoran la función de barrera cutánea y reducen la sensibilidad de la piel (estudio in vitro).

 

Otros nutrientes a considerar…

Por último, aunque por el momento no hay evidencia de que nutrientes específicos alivien los síntomas de la rosácea, algunos estudios han arrojado resultados prometedores sobre los efectos de los ácidos grasos omega-3 (ensayo en síndrome de ojo seco y rosácea ver) y el zinc (revisión, estudio). 

¿Fuentes de omega-3?

Los pescados —especialmente los de agua fría—, frutos secos como nueces o avellanas, las semillas de lino, espinacas o el aceite de pescado (complemento dietético). Y de zinc: las ostras, la carne y algunas legumbres como los garbanzos.

Evitar factores desencadenantes o agravantes, cuidar tu piel y una buena dieta, con consumo de prebióticos y probióticos, pueden ayudarte a evitar los brotes de rosácea y combatir la enfermedad desde la raíz.

Escrito por Elisabeth Lahoz

 

Si te interesa conocer nuestros probióticos naturales de kéfir de agua y kombucha, haz clic aquí.

 

 

Otras fuentes:

Porubsky, C. F., Glass, A. B., Comeau, V., Buckley, C., Goodman, M. B., & Kober, M. M. (2018). The Role of Probiotics in Acne and Rosacea. Probiotics: Current Knowledge and Future Prospects91.

5/5 (2 Reviews)

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Clic en el botón, rellena el formulario y recibe puntualmente

 

nuestros artículos en tu email

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.