Dieta «Detox» que Funciona con Kéfir de Agua

La desintoxicación es la remoción fisiológica de sustancias tóxicas de un organismo vivo, de lo cual el encargado es en gran medida nuestro hígado. Las dietas detox o tratamientos detox son regímenes de salud, generalmente a corto plazo, que buscan eliminar dichas sustancias del cuerpo, como beber líquido en grandes cantidades, seguir una dieta limitada o ayunar, tomar suplementos nutricionales y someterse a enemas.

Las empresas suelen aprovechar épocas de excesos con la comida, como la navideña, para lanzar sus campañas de alimentos depurativos, purificadores o desintoxicantes, sus productos detox. Entre los más conocidos: los zumos detox, elaborados a base de frutas y verduras. Pero como en otras ocasiones hemos mencionado en el blog, ante soluciones «milagrosas»: dudad. Os citamos algunas medidas que realmente ayudan a «desintoxicar» el organismo.

¿Cómo eliminamos toxinas?

Las toxinas son sustancias tóxicas producidas en el cuerpo de los seres vivos por la acción de los microorganismos y que, como tal, pueden resultar nocivas. Para eliminarlas contamos con un complejo sistema de protección: en primera línea se encuentra la piel y el intestino, y una vez la toxina ha penetrado en nuestro cuerpo, entra en acción el hígado.

Entre sus múltiples funciones (otras son la síntesis de proteínas plasmáticas o el almacenamiento de glucógeno -hidratos de carbono-, vitaminas y minerales), este órgano realiza un proceso metabólico por el cual las toxinas se convierten en sustancias menos tóxicas -inocuas o inertes- o más fácilmente excretables. Dicho de otro modo, el hígado captura y neutraliza las toxinas presentes en la sangre para finalmente eliminarlas a través de la orina, las heces o el sudor.

Medidas para «desintoxicar» nuestro organismo

En primer lugar, debemos minimizar la exposición a toxinas. Lógico, ¿no? «Prevenir antes que curar». Limita el consumo de tabaco y alcohol o la ingesta de medicamentos y alimentos procesados ricos en azúcares, edulcorantes artificiales o carbohidratos refinados.

Pero, si la eficacia de las dietas detox es cuanto menos dudosa, ¿qué más podemos hacer para mejorar nuestra capacidad de desintoxicación?

¿Cómo cuidar el hígado?

En el funcionamiento del hígado, el glutatión (GSH) -principal antioxidante de las células- juega un papel esencial, por lo que es importante mantenerlo en niveles adecuados. Un modo de hacerlo es consumir los tres aminoácidos que lo constituyen: glutamato, cisteína y glicina. Uno de los precursores de glutatión ricos en cisteína es la proteína de suero.

Son aliados de nuestro hígado: las proteínas animales y alimentos como el ajo y la cebolla, el brócoli o la coliflor.

Otras medidas de desintoxicación

El Kéfir de agua puede ser un elemento importante en la desintoxicación

  1. Proteger la barrera intestinal

La barrera intestinal actúa como un filtro selectivo, que permite la absorción activa de nutrientes, electrolitos y agua e impide el paso de sustancias nocivas como antígenos y toxinas desde la luz intestinal hasta la sangre.

Para mantener una barrera intestinal compacta pero selectiva e impedir en lo posible que aumente su permeabilidad, lo que conduciría al paso incontrolado de toxinas a la sangre, suprime de tu dieta aquellos alimentos que puedan resultar dañinos. Un ejemplo de ello es el gluten, cuya eliminación de la dieta es necesaria en personas con celiaquía.

  1. Ayunar

Realizar breves e intermitentes períodos de ayuno, de 16 a 24 horas, fomenta la autofagia, un proceso catabólico por el cual los lisosomas descomponen y reciclan el exceso de orgánulos o aquellos deteriorados o alterados (desde proteínas y mitocondrias hasta bacterias y virus) y los convierten en nuevas moléculas funcionales.

Entre otros cometidos, la autofagia se ha relacionado con la respuesta inmune contra patógenos. «…la autofagia es una vía importante de degradación. Permite la eliminación de microbios que han invadido compartimentos intracelulares. Además, promueve la degradación del contenido celular dañado».

Recuerda que durante estos períodos puedes ingerir líquidos: agua, caldo de huesos o de verduras, café, té verde, bebidas probióticas como el kéfir de agua o la kombucha, entre otros.

  1. Realizar ejercicio físico

Aunque el sudor es esencialmente un mecanismo de refrigeración corporal (transpiración), se trata asimismo y como hemos mencionado de un medio para expulsar toxinas.

Según este estudio diseñado para evaluar la concentración de diversos elementos tóxicos en tres fluidos corporales: sangre, orina y sudor, y en el que se recogieron muestras de 20 individuos, «Muchos elementos tóxicos parecían ser preferentemente excretados a través del sudor» «La sudoración inducida parece ser un método potencial para la eliminación de muchos elementos tóxicos del cuerpo humano». Así, cuando realizamos actividad física también estamos eliminando toxinas.

Dieta «detox» con kéfir de agua

Para «desintoxicar» nuestro organismo es fundamental mantener una microbiota saludable, pues los microorganismos favorecen la eliminación de toxinas y otras sustancias nocivas. Para ello consume alimentos probióticos, como -de nuevo- el kéfir o la kombucha, y prebióticos, como fibra.

El kéfir posee actividad antimicrobiana asociada con la producción de ácidos orgánicos, péptidos con acción antibiótica, dióxido de carbono, agua oxigenada, etanol y diacetilo. Estos compuestos degradan las bacterias patógenas durante la producción del kéfir.

El kéfir de agua es una bebida probiótica que contribuye al equilibrio de la flora intestinal. El aporte regular de probióticos ayuda además a mejorar los problemas intestinales y facilita la digestión de compuestos que pueden dañar el intestino, como el gluten en determinadas personas.

En resumen, el mejor modo de luchar contra las toxinas no es seguir dietas o tratamientos detox supuestamente «mágicos», sino basar tu dieta en alimentos reales para dar a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita.

Si te animas a probar Prokey, estos son nuestros refrescos ecológicos de Kéfir de agua:

Visita nuestra tienda online para adquirir el tuyo o pide a tu herbolario más cercano.

Si tienes alguna pregunta también te puedes poner en contacto con nosotros, y si quieres hacer algún aporte al artículo estaremos encantados de leerte en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *