615 381 406 / L-V de 9 a 17h (Madrid time)

Los Próbioticos: grandes Aliados en Invierno (PARTE II)

En la primera parte de nuestro post, en el que describimos los principales beneficios de tomar alimentos probióticos en invierno, hablábamos acerca de las afecciones respiratorias, que suelen hacer acto de presencia con la llegada de la estación fría (puedes leerla o retomarla pulsando aquí).

En esta ocasión trataremos otro trastorno recurrente en esta época: las malas digestiones o digestiones pesadas. Te contamos cómo los probióticos pueden ayudarte a digerir mejor unas comidas que en invierno acostumbran a ser más calóricas.

Trastornos de salud en invierno: digestiones pesadas

La digestión es el proceso de transformación de los alimentos ingeridos en sustancias más sencillas, para que puedan ser absorbidas por el intestino. A diferencia de las plantas —organismos autótrofos—, nosotros —heterótrofos— precisamos de fuentes externas de materias primas y energía para nuestro crecimiento y mantenimiento, es decir, necesitamos alimentos.

Los probióticos en el invierno te ayudarán con las digestiones pesadas

En el proceso de digestión, los alimentos pasan por el sistema digestivo y son transformados en nutrientes, que permiten el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. La digestión es la reducción del alimento en moléculas pequeñas, capaces de incorporarse al metabolismo celular. En este proceso participan las llamadas enzimas digestivas.

Pero digerir los alimentos no es siempre tarea fácil para nuestro organismo. En épocas de «atracones», como la Navidad, es común padecer digestiones lentas y pesadas. Con digestión pesada nos referimos a cuando una persona, transcurridas unas dos horas desde la ingesta, nota aún el estómago lleno, la barriga hinchada, con gases, y siente somnolencia o un estado similar.

Puede también aparecer reflujo, o desplazamiento de los ácidos del estómago al esófago provocando ardor, después de haber comido de manera copiosa. Aunque todo apunta a que el reflujo no está directamente relacionado con las malas digestiones, existen estudios que señalan ciertos alimentos como causantes de síntomas relacionados con el mismo, como los zumos ácidos o las bebidas carbonatadas.

Con el frío, comemos platos más calóricos y tendemos a hacer algún que otro abuso con la comida. Sometemos a nuestro sistema digestivo a un trabajo agotador. Si bien una mala digestión no tiene porqué ser necesariamente debida a un atracón de comida. El trastorno no reside únicamente en un exceso de alimentos, sino que podemos encontrarnos ante una inapropiada dieta y/o una incapacidad de nuestro sistema digestivo de realizar la digestión de manera correcta.

Como comprobaremos a continuación, tomar probióticos regularmente en invierno puede ayudar a nuestro sistema digestivo, favoreciendo su buen funcionamiento.

¿Por qué tomar probióticos en invierno? Probióticos y digestión

La microbiota o flora intestinal, recordemos, es un conjunto de bacterias que viven en nuestro intestino. La microbiota ha sido asociada a diversas funciones, entre las que se encuentra el metabolismo de carbohidratos. Ciertos tipos de flora intestinal poseen enzimas que no se hallan en ninguna otra parte del organismo y cuyo cometido es la digestión de carbohidratos.

Las diferentes bacterias alojadas en nuestro intestino digieren los polisacáridos, como el almidón, los oligosacáridos y algunos azúcares que el cuerpo no es capaz de absorber durante el metabolismo.

Los probióticos serán una gran ayuda para tu intestino en invierno

Es conveniente que entendamos su importancia y cómo influye en el estado de nuestra salud general.

El número de bacterias presentes en nuestro sistema digestivo supera al de nuestras células, contamos con aproximadamente 2000 especies diferentes de ellas, y en conjunto pesan unos 2 kilos. Mantenerla en buen estado es esencial. Todo aquello que ingerimos, termina por regular nuestra microbiota y el modo en que actúa (microbioma). Ella también se alimenta de aquello que comemos. La dieta influye de forma notable y decisiva en la flora intestinal.

¿Cómo alimentamos nuestra microbiota intestinal de forma adecuada?

Los alimentos probióticos más conocidos son los productos fermentados lácteos: yogur, leches fermentadas y queso. Otros son los vegetales fermentados (también prebióticos, pues contienen fibra vegetal no digerible que sirve de alimento a la microbiota): encurtidos —aceitunas y pepinillos—, chucrut (col fermentada), etc. Por último, tenemos las bebidas fermentadas, entre las que se encuentran el kéfir de agua o la kombucha.

Tomar probióticos a diario en cualquier época del año, también en invierno, mejora los problemas gastrointestinales, como digestiones pesadas y gases. Se incluyen asimismo aquí afecciones gastrointestinales tales como diarrea infecciosa, colitis ulcerosa o dolor abdominal. Los probióticos reequilibran la flora intestinal, que posiblemente haya sido alterada por una mala alimentación prolongada en el tiempo.

En niños, los probióticos han demostrado ser beneficiosos en episodios de gastroenteritis (por rotavirus), enfermedad caracterizada por la inflamación del tracto gastrointestinal —estómago e intestino delgado— y cuyos principales síntomas son diarrea acuosa y vómitos.

Los probióticos, como el kéfir de agua, son grandes aliados para evitar los inconvenientes derivados de malas digestiones o digestiones pesadas y lentas, frecuentes en invierno debido a la ingesta de comidas más calóricas. El kéfir de agua es una bebida fermentada probiótica con una enorme variedad de bacterias vivas que equilibran la flora intestinal y potencian el sistema inmune.

Si deseas averiguar todo lo que el kéfir de agua puede hacer por tu salud, no solo digestiva sino también general, visita la pestaña «Propiedades» de nuestra web.

Esperamos que estos dos posts sobre probióticos e invierno, te hayan ayudado a pasar mejor esta estación de frío y resfriados.

Si te animas a probar nuestros refrescos probiótico y ecológicos, estos son los sabores que tenemos a la venta y que puedes adquirir en la Tienda Online de Prokey Drinks:

  • Prokey Aqua BIO receta tradicional
  • Prokey Menta y Gengibre BIO
  • Prokey Hibisco Bio
  • Prokey Coco Bio
  • Cold Brew Kombucha

Esperamos que te haya gustado el post. Si quieres compartir con nosotros algún comentario, estaremos encantados de leerte.

¡Nos vemos!

Disfruta de tu bebida de kéfir y si quieres contactar con nosotros haz clic aquí.

0/5 (0 Reviews)

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro blog para recibir información sobre probióticos y prebióticos.

Rellena este formulario y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Muy buena explicaciones sobre el Kéfir.Solo no han aclarado como usar,cantidad,mejor horário.Por favor,se puede informar lo agradezco de corazón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar
Banner prueba Prokey gratis

SUSCRÍBETE!

Conseguirás nuestro ebook GRATUITO

Alimentación Prebiótica y Probiótica

×
×

Carrito

WhatsApp ¿Dudas sobre PROKEY? Escríbenos un WhatsApp