Kéfir de agua vs de leche, ¿qué kéfir es mejor?
1 Septiembre 2016 - 5:48, por , en Sin categorizar, 3 comentarios

¿Sabes qué kéfir es mejor? ¿kéfir de agua o kéfir leche y por qué? Esta es una de las preguntas que nos llega habitualmente de personas interesadas en mejorar su salud.

El kéfir de leche es mucho más conocido. Hay muchas familias que lo preparan en casa y ya está presente en casi todos los supermercados. Por el contrario, sólo un pequeño porcentaje de la población sabe que también se puede hacer kéfir fermentando agua azucarada, el kéfir de agua.

Los que conocen el kéfir de agua y las personas que lo descubren tras haber sido consumidoras de kéfir de leche se suelen preguntar qué kéfir es mejor, el de leche o el de agua.

No es una pregunta muy difícil de responder, sólo hay que analizar al detalle las características nutricionales de cada uno y sacar conclusiones al respecto.

Aunque hay que tener en cuenta que la pregunta de qué kéfir es el mejor es demasiado genérica:

¿Mejor para qué? ¿Mejor nutricionalmente hablando? ¿Qué posee más propiedades saludables? ¿Más probiótico?

que kefir es mejor

El kéfir de leche en detalle

El kéfir de leche se obtiene mediante la fermentación de leche por cultivos de kefir.

Es una fermentación rápida, de entre 24 y 48 horas, y el producto resultante se conserva en frío durante un período de aproximadamente un mes.

El contenido en lactosa de la leche es de unos 4,7 g/100g (sobre el 5%). Este es el azúcar que el cultivo de kéfir consume para crecer. El contenido de lactosa en el kéfir de leche es residual, pero aún así, es posible que contenga.

De hecho, existen kéfires sin lactosa (se les aplica un tratamiento enzimático para destruirla totalmente).

El contenido nutricional de 100 gramos de kéfir de leche de vaca es:

  • Sobre 70 kcal
  • Sobre 3,7 g de grasas (2,5 saturadas)
  • Sobre 4,3 g de hidratos de carbono (3,7 son azúcares simples)
  • Sobre 3,4 g de proteínas
  • Contenido en microorganismos aproximado 108 UFC/g (para saber más sobre el contenido microbiano del kéfir de leche puedes leer este artículo).

Aunque su contenido en calorías no es muy elevado (100 g tienen aproximadamente las de un plátano), el tamaño de ración oscila entre los 250 y los 500g. Así que si consumes una botella/tarro de kéfir de golpe, en realidad no estamos bebiendo, estamos alimentándonos. Y no sólo consumimos calorías, sino grasas, azúcares y proteínas.

El tiempo que tardamos en digerir y absorber sus macronutrientes, además de la energía metabólica que tenemos que destinar a ello, van en contra de su poder probiótico.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el kéfir de leche puede estar elaborado de leche de vaca, de cabra, de oveja y ser mezcla. (También existen las variedades desnatadas).

Las proteínas de la leche, especialmente las de vaca, son factores de riesgo cuando existen condiciones de autoinmunidad (psoriasis, acné, artitis, …) por lo que el kéfir de leche, aunque con mucha menos fuerza que la propia leche gracias a la acción digestiva microbiana, puede estimular esta autoinmunidad.

Si estamos en esta situación siempre tomaremos preferentemente kéfir de leche de cabra o kéfir de leche de oveja antes que kéfir de leche de vaca.

Por último, como hemos comentado anteriormente, hay personas que pueden tener dificultad en la digestión de los lácteos, tanto por la lactosa residual como por la propia grasa y/o proteína. Si este alimento te causa malestar durante la digestión, las propiedades probióticas pueden no ser suficientes para compensarlo o, que apenas se noten.

El kéfir de agua en detalle

 

que kefir es mejor de agua o de leche

El kéfir de agua se obtiene mediante la fermentación, por parte de cultivos de kéfir, de agua a la que se ha añadido azúcar.

Es una fermentación que puede ser rápida en caso de condiciones favorables (temperatura, cantidad de cultivo inicial, …), de entre 24 y 48 horas, pero que normalmente suele durar entre 3 y 5 días. Esto permite que el cultivo de kéfir acabe casi completamente con el azúcar, siendo el refresco resultante muy bajo en calorías y azúcares.

El kéfir de agua, bien embotellado, tiene una duración mucho más larga que el kéfir de leche, ya que no contiene grasas o proteínas que puedan enranciarse/degradarse. Está completamente libre de lactosa o de otro lácteo. Comparte con el kéfir de leche sólo el nombre, ya que no se emplea ningún lácteo en su elaboración.

El contenido nutricional de 100 gramos de kéfir de agua es:

  • Sobre 8 kcal
  • 0 g de grasa
  • Sobre 2 g de hidratos de carbono (2 son azúcares simples)
  • 0 gramos de proteínas
  • Contenido en microorganismos aproximado 108 UFC/ml (para saber más sobre el contenido microbiano del kéfir de agua puedes leer este artículo).

Así que mientras el kéfir de leche era un alimento que se presentaba en forma líquida, el kéfir de agua es una bebida, dónde hay disueltos los compuestos que se han liberado durante la fermentación por parte de los microorganismos que han consumido el azúcar original.

Esto implica que la absorción y digestión del kéfir de agua va a ser muy rápida, favoreciendo así su poder probiótico. Al no contener lácteos, no hay que preocuparse por la autoinmunidad, no va a ocurrir. Y al ser agua “aromatizada”, raramente se dan casos de intolerancia digestiva al kéfir (te puede no gustar, de eso no se libra, pero lo digerirías bien).

Entonces, ¿qué es mejor, el kéfir de lehe o el de agua?

Ahora ya conocemos en detalle las características nutricionales de estas bebidas fermentadas.

El kéfir de leche es un alimento con propiedades probióticas pero tiene alguno de los riesgos de los lácteos. El kéfir de agua es una bebida probiótica y no tiene riesgos conocidos asociados.

Si comparamos el kéfir de agua con un lácteo probiótico, está libre de lácteos, y si lo comparamos con un refresco, por un lado es probiótico y por otro está libre de azúcares y/o edulcorantes que estos pueden emplear.

Está claro que el kéfir de agua gana, es más “neutro” para nuestro sistema digestivo y su poder probiótico es mayor que el del kéfir de leche. Esto no significa que el kéfir de leche sea un mal alimento. Si no tienes problemas de autoinmunidad o de intolerancia a los lácteos y tienes claro que el kéfir de leche no es una bebida, sino un alimento líquido, es un producto ideal como comida rápida, ya que, además, es probiotico.

¿Qué opinas? ¿Has probado el kéfir de agua y el de leche? ¿con cuál te quedas?

Si quieres adentrarte en el mundo del kéfir de agua e ir a tiro hecho, las bebidas Ecológicas de Prokey te aseguran la calidad de los ingredientes, el proceso de elaboración, las propiedades de la bebida y mantienen el sabor que esperas gracias a un proceso estudiado y a los avances en I+D que hemos llevado a cabo para conseguirlo.

Gracias a ello, te ofrecemos estas dos bebidas ecológicas Prokey de Kéfir de agua a un precio único:

Disfruta de tu bebida de kéfir y si quieres contactar con nosotros haz clic aquí. Si quieres saber más del kéfir puedes seguir leyendo el blog de Prokey

Sobre el autor

3 comentarios sobre "Kéfir de agua vs de leche, ¿qué kéfir es mejor?"

Pablo - 30 Noviembre 2016 Responder

Es correcto que da menos problemas el de agua si somos intolerantes o nos da problemas la lactosa, pero también según he visto la diversidad de probióticos diferentes es bastante mayor en el kéfir de leche que en el de agua. Personalmente no he probado ninguno aún, todo será probar y ver que tal le sienta a cada uno. Un saludo, buen artículo!

Elena - 31 Marzo 2017 Responder

Por lo visto el kefir de agua es una bebida alcohólica suave. Tiene unos 4º, que no es mucho, pero para un niño no me parece lo más adecuado.

    Prokey - 31 Marzo 2017 Responder

    El kéfir de agua casero puede llegar a tener hasta unos 2,5º de alcohol. Que pueda tener ese alcohol no significa que siempre lo tenga. Depende del cultivo que se use, las condiciones, etc. Muchos factores. En el caso de nuestro refresco Prokey, no tiene alcohol, 0,0%.

Deja un comentario